Mi nombre es Joey, y estoy pagando un asesinato que no cometí

1
Este es el equipo de softbol llamado Equipo Libertad y por estos uniformes mucha gente ha llegado a saber del caso de Joey. (Foto cortesía)

Carta al editor

Fui acusado del asesinato de Angel Padilla, alias Big Cheese, e intento de asesinato de Robert Mokeshefsky, también conocido como Bob. Dos de mis amigos. Escuché que los detectives que manejaban este caso querían hablarme el 14 de febrero de 2009. Por lo tanto, fui a la Octava estación con mi madre y hermana para preguntar por qué necesitaban hablar conmigo.

Al entrar a la Jefatura de Policía, un oficial me preguntó: “¿Puedo ayudarte?”. Respondí: “Escuché en la calle que me estaban buscando para interrogarme sobre este asesinato”. El oficial sugirió que contactara al detective de Homicidios a cargo del caso. Mencionó al detective de nombre Kenneth Rottisieri. Me proporcionaron su información de contacto. Usé el teléfono público de la Jefatura de Policía para contactar al detective. No hubo respuesta cuando llamé. Sin embargo, dejé muchos mensajes que incluían mi nombre y número de teléfono. No recibí ninguna llamada esa noche. Seguí intentando hacer contacto, pero no recibí respuesta a ninguno de mis intentos.

A finales de febrero de 2009, caminaba por la calle Ella cuando un oficial de nombre William Hunter se me acercó y me dijo: “Hemos estado buscándote con tus fotos y no te has entregado”. Para que conste, yo vivo a solo dos cuadras de la escena del crimen y ni una sola vez recibí una visita de un oficial de policía, detective u otra persona encargada de hacer cumplir la ley. Por lo que respondí: “Sí, lo hice”. Fui a la Jefatura de Policía con mi madre y mi hermana. Mi madre y yo dejamos varios mensajes para el detective Rottisieri y nunca recibí una respuesta. El oficial dijo: “Quédate en el auto y déjame llamar Homicidios”. Mientras estaba sentado en el auto, el oficial estaba en una llamada de altavoz y escuché que le dijo detective: “Tengo a Joseph Viruet, también conocido como Joey, bajo custodia. ¿Qué quieres que haga con él?”. El detective respondió: “Dile a Joey que lamentamos no haberle respondido, pero déjelo ir. Tenemos al chico que lo hizo bajo custodia”.

Me dejaron ir y nunca escuché nada más sobre este caso hasta que fui recogido de nuevo por el mismo oficial en agosto 25 de 2009. Pregunté: “¿Por qué me detienen?”. El oficial respondió: “No lo sé, Homicidios quiere hablar contigo”. Mientras me llevaban al edificio, me metieron en una habitación y me dijeron: “Ya estás aquí, solo di que lo hiciste”. Le respondí: “tienes al HdP equivocado aquí. No fui yo”.

Salieron de la habitación y regresaron 13 horas después. Les dije: “Si creen que lo hice, hazme una prueba de polígrafo y verás que lo pasaré”. El detective respondió: “No podemos usar eso en la corte porque no será admisible”. Yo creía que una prueba de polígrafo habría sido una buena evidencia. Las pruebas de polígrafo no mienten y podría haber probado mi inocencia si hubieran permitido hacerla en ese entonces. Nunca me interrogaron y no existe un interrogatorio oficial. Nunca me preguntaron: “¿Dónde estabas la noche del asesinato?”. Mis derechos nunca me fueron leídos. Después de 13 horas de estar bajo custodia, fui fichado y acusado de asesinato e intento de asesinato.

Nunca se encontró ningún arma que se relacionara con el asesinato. Encontraron cinco casquillos en la escena del crimen. En el juicio preguntaron a Forense si se les hizo ADN a esos casquillos y respondieron que no lo consideraron necesario. Creo que, si hubieran hecho ADN en esos casquillos, sabrían quién puso esas balas en esa pistola.

En diciembre de 2010, un juez escuchó mi caso y el caso fue desestimado. El juez descubrió que no tenía nada que ver con este asesinato e intento de asesinato, no se encontraron pruebas en mi contra. El fiscal reabrió el caso 24 horas después, y volví a juicio. El primer juicio fue un jurado indeciso donde varios testigos declararon bajo juramento que “estaban siendo amenazados por el fiscal del distrito Carlos Vega para decir que yo cometí el asesinato, que enfrentarían consecuencias en sus casos pendientes”. Uno de los testigos que no siguió la orden del fiscal del distrito para que dijera que yo lo hice, fue bloqueado en el acto. En el segundo juicio, se observó que los testigos tenían un comportamiento diferente con simplemente dar respuestas de sí o no cuando se les hacían preguntas (en el primer juicio no fueron completamente intimidados por el fiscal de distrito Carlos Vega).

Hasta ahora he estado encarcelado durante 12 años, estoy encerrado haciendo mi vida en prisión acusado de algo con lo que no tengo nada que ver. Me sentenciaron como culpable y soy inocente, estoy cumpliendo cadena perpetua sin libertad condicional POR UN ASESINATO QUE NO COMETÍ. Repito, vivía a dos cuadras de la escena del crimen Y NI UNA VEZ RECIBÍ LA VISITA DE UN OFICIAL DE POLICÍA, DETECTIVE U OTRO OFICIAL DE LA LEY.

Comparto mi historia para hacer conscientes a otros de la disfunción en el sistema judicial. Las injusticias existen. Mi familia y yo oramos por justicia y estamos esperando un milagro. Creemos que Dios enviará ayuda a nuestro camino. Necesitamos un abogado que tome mi caso y sea la voz que yo necesito para demostrar mi inocencia.

El asesinato ocurrió el 17 de enero de 2009. Fui encarcelado el 25 de agosto de 2009 y todavía estoy aquí.

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” – Filipenses 4:13.

“La verdad los hará libres” – Juan 8:32.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here