Fotografía cedida hoy por el venezolano-estadounidense Manuel Oliver, padre de Joaquín Oliver, uno de los alumnos asesinados en Parkland (Florida), donde se muestra unas galletas con "balazos" que darán a la asociación del rifle. EFE/Manuel Oliver /SOLO USO EDITORIAL /NO VENTAS

Miami, (EFE News). – Patricia Oliver, madre de una de las víctimas de la matanza de Parkland, dejó este martes frente a la sede de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) 1.700 galletas de Navidad, una por cada menor que muere al año en el país por armas de fuego y, según dijo, también por sus padres, que viven en el «vacío y la tristeza».

Los agentes de seguridad de la sede del poderoso grupo de cabildeo armamentístico en Fairfax (Virginia) le impidieron entregar su «regalo», pero ella pudo al menos explicarles las razones de su visita y pedirles «respeto» por el dolor de las familias a las que las armas les han quitado a sus hijos, según dijo a Efe.

«Vine a representar a todas esas mamás que tenemos que lidiar con este vacío (…), que están sufriendo sus navidades y festividades con ese vacío tan grande, en que la vida ya no es normal nunca más. Tu vida se anula desde que pierdes a tu hijo», subrayó.

La madre de Joaquín «Guac» Oliver, asesinado junto a 13 de sus compañeros y tres profesores en el tiroteo que el exalumno Nikolas Cruz desató en un instituto de secundaria de Parkland (Florida) el 14 de febrero de 2018, estuvo acompañada de activistas de Guns Down America y March for Our Lives.

Ambas organizaciones defensoras del control de armas, como también lo es Change the Ref, creada por Manuel y Patricia Oliver, han respaldado la iniciativa del matrimonio venezolano de enviar esta Navidad a la NRA 1.700 galletas con forma humana y agujeros en la masa que representan balazos.

Igor Volsky, de Guns Down America, hizo un llamamiento al público para que secunde la iniciativa #OneCookiePerKid (una galleta por niño) e inunde de galletas a la NRA por pretender ignorar «los peligros de las armas de fuego».

UN MENSAJE INCENDIARIO

El detonante de esta campaña que está en ebullición en las redes sociales fue un mensaje navideño en que la NRA pidió en Twitter a Santa Claus algo «tan simple» como «ammo» (abreviatura de municiones) a cambio de «cookies» (galletas).

«Ten cuidado con lo que deseas», señaló Patricia Oliver a Efe en referencia a ese mensaje falto de «respeto y solidaridad» y que le ha causado «dolor y rabia».

Por su parte, Volsky, de Guns Down America, criticó que el poderoso «lobby» armamentístico con fuertes tentáculos en la política esté «apurando» a la gente a regalar armas y municiones por Navidad, cuando las muertes por ese motivo aumentan todos los años.

En un vídeo publicado en Twitter se ve a Volsky en una cocina dando forma a las galletas y haciéndoles los agujeros antes de pedir a la gente que sigan el ejemplo y envíen 1.700 galletas a una dirección que aparce en pantalla a nombre de la NRA.

«Esta por la niña de cinco años de Georgia que recibió un disparo fatal de un amigo cuando jugaban con armas, esta por el niño de cuatro años de Carolina del Sur que se disparó accidentalmente a sí mismo en noviembre», dice frente a las cámaras mientra trabaja.

Patricia Oliver dijo que con la iniciativa #OneCookiePerKid esperan que la NRA muestre en la redes sociales «un poco de compasión», algo «más social», especialmente en medio de la pandemia de covid-19 y en un tiempo tan sensible como las fiestas navideñas para las víctimas de la violencia armada.

«Espero por lo menos hacerles despertar la conciencia. Se puede emplear el tiempo y la intención de hacer una pausa, algo más positivo, sobre todo en esta temporada tan difícil que está viviendo el país y el mundo con el virus», dijo.

ESPERANZA EN EL NUEVO GOBIERNO

En su cuenta de Twitter, la NRA publicó hoy un mensaje de su campaña «las armas salvan vidas» en el que elogia a un «padre valiente de Luisiana que abatió a cuatro intrusos que irrumpieron en su casa» y afirma que si a «los tipos buenos se les quitan las armas, solo las tendrán los malos».

«El tema de las armas (en Estados Unidos) es más bien cultural, aquí tienes que tener una arma porque me imagino que te da estatus, y lo que ha traído son desgracias como la que nos trajo a nosotros», manifestó Patricia Oliver. «Ahora Joaquín tiene 1.700 nuevos amigos en el cielo debido a esta situación», agregó.

Por otro lado, dijo que trata con su esposo de ser lo más positiva posible y señaló que seguirán siendo proactivos con el nuevo Gobierno, que presidirá el demócrata Joe Biden a partir del 20 de enero próximo.

Las galletas con "balazos" de una madre de Parkland llegan a la NRA 1
Fotografía personal cedida hoy donde aparecen los venezolano-estadounidenses Manuel y Patricia Oliver, padres de Joaquín Oliver, uno de los alumnos asesinados en Parkland (Florida), mostrando una caja de 1700 unidades de las galletas con «balazos» para la asociación del rifle. EFE/Manuel Oliver /SOLO USO EDITORIAL /NO VENTAS

«Mi esposo y yo lo único que nos importa es ver un cambio; espero que este Gobierno lo haga y ser parte activa de estas modificaciones. El Gobierno va a recibir un país con una situación terrible con el virus, y nosotros estamos dispuestos a ser parte de la solución» a través del arte, manifestó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here