Composición fotográfica cedida por Cubo Comms & Design donde aparecen los cofundadores de Draper Cygnus, Diego González Bravo (i), Ignacio Plaza (c), y el inversionista Tim Draper, un referente mundial del "venture capital" (capital de riesgo). (Foto: EFE/Cubo Comms & Design)

Miami, Florida- Draper Cygnus, una empresa de capital de riesgo que invierte en tecnología de punta, lanzó un nuevo fondo de 50 millones de dólares para emprendedores latinos de cualquier parte del mundo capaces de resolver problemas globales de diversas industrias y sectores, según se dio a conocer el pasado martes.

Este nuevo fondo, llamado «Draper Cygnus Latam Fund», es el cuarto de la firma en sus nueve años de vida y tiene entre sus inversionistas a Tim Draper, un referente mundial del «venture capital» (capital de riesgo).

Draper fue uno de los pioneros en invertir en empresas como Tesla, SpaceX, Coinbase o Robinhood.

Las criptomonedas, computación cuántica, ciberseguridad, inteligencia artificial, mega data, robótica y biotecnología son algunos de los «focos» en los que se ha centrado el «Draper Cygnus Latam Fund», de acuerdo con un comunicado.

«Son muchas las startups latinas que están desarrollando ciencia y tecnología de clase mundial, pero que requieren capital para seguir avanzando y no están en el foco del capital de riesgo tradicional», explicó Diego González Bravo, fundador y administrador adjunto de Draper Cygnus.

El nuevo fondo, ya «operativo», tuvo como destinatarias siete «startups» con emprendedores diversos de México, Perú, Argentina y Brasil, entre otros países, añade.

Las «startups» son Novo Space, con sede en Estados Unidos y con fundadores latinos, que ha desarrollado una plataforma modular de hardware y software de computadoras de alto rendimiento tolerantes a la radiación para aplicaciones espaciales.

Otra es Stamm, una compañía de biotecnología que está rediseñando desde cero los biorreactores por medio de la combinación de microfluídica, electroporación, impresión 3D y robótica.

También se eligió a la innovadora Lemmon, una empresa encargada de unir las finanzas tradicionales con las criptomonedas en una billetera virtual; Codiga, una startup que creó una solución basada en Inteligencia Artificial, y Oasys, la empresa que ha «repensado» la forma de diseñar y construir casas mediante el uso de tecnología de «impresión aditiva de metales».

El nuevo fondo de inversión también beneficiará a MicroTerra, una compañía innovadora que desarrolla ingredientes proteicos, nutritivos y funcionales para la industria alimentaria de origen vegetal, y a Voyager, creadora de un dispensador de bolsillo que entrega una dosis precisa a quienes consumen cannabis en formato de aceites, emulsiones o nuevas terapias.

Esta última «startup» está basada en Canadá y fue fundada por un peruano, un israelí y un canadiense.

«Todas ellas están trabajando para solucionar problemas actuales y futuros de las más diversas industrias y sectores», señaló Ignacio Plaza, cofundador de Draper Cygnus.

Por su parte, Tim Draper aseguró que estamos ante «el momento de las ‘startups’ latinas».

«La región está generando emprendedores que tienen un talento enorme y que son capaces de resolver los grandes problemas de la humanidad, convirtiendo los grandes desafíos en oportunidades», añadió Draper.

Las llamadas «deep tech» (tecnología profunda)» de estas empresas tecnológicas son soluciones basadas en la convergencia o combinación de «nuevas tecnologías de frontera» como la biotecnología, la nanotecnología, la industria espacial y las criptomonedas, entre otras, explica el comunicado.

Según la web de Draper Cygnus, su tesis se basa en que el capital de riesgo de «deep tech» «es un instrumento esencial para crear un futuro próspero y sostenible para la humanidad».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here