El candidato que se encamina a la denominación Demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, Joe Biden, publicó este lunes 11 de mayo una nota en el periódico Washington Post, donde explico los motivos por los cuales reprueba el manejo del presidente Trump ante la Pandemia.

El coronavirus, hasta la fecha, ha cobrado la vida de más de 79,000 estadounidenses. Uno de cada 5 trabajadores estadounidenses ha solicitado el desempleo, con la tasa de desempleo ahora la más alta desde la Gran Depresión. Es un momento extraordinario, del tipo que pide un liderazgo urgente, constante, empático y unificador. Pero en lugar de unificar al país para acelerar nuestra respuesta de salud pública y brindar alivio económico a quienes lo necesitan, el presidente Trump está volviendo a una estrategia familiar de desviar la culpa y dividir a los estadounidenses. Su objetivo es tan obvio como difícil: espera dividir el país en campos de duelo, presentando a los demócratas como fatídicos con la esperanza de mantener a los Estados Unidos castigados y a los republicanos como luchadores por la libertad que intentan liberar la economía.

Es una táctica infantil, y una falsa elección por la que ninguno de nosotros debería caer… La verdad es que todos quieren que Estados Unidos vuelva a abrir lo antes posible; afirmar lo contrario es completamente absurdo. Los gobernadores de ambos partidos están haciendo todo lo posible para que eso suceda, pero sus esfuerzos se han ralentizado y obstaculizado porque no han obtenido las herramientas, los recursos y la orientación que necesitan del gobierno federal para reabrir de manera segura y sostenible. Esa responsabilidad recae en los hombros de Trump, pero él no está a la altura de la tarea.

Han pasado más de dos meses desde que Trump afirmó que «cualquiera que quiera una prueba puede hacerse una prueba». Fue una mentira descarada cuando lo dijo, y todavía no es ni remotamente cierto. Si vamos a tener lugares de trabajo, restaurantes, tiendas y parques prósperos, necesitamos pruebas generalizadas. Parece que Trump no puede proporcionarlo, sin mencionar los protocolos de seguridad de los trabajadores, las pautas de salud consistentes o el liderazgo federal claro para coordinar una reapertura responsable.

Además de olvidar las pruebas, parece haber olvidado que la nuestra es una economía impulsada por la demanda: puede gritar que estamos abiertos para los negocios, pero la economía no volverá a su punto máximo si el número de nuevos los casos aún aumentan o se estancan y las personas no creen que sea seguro regresar a sus actividades normales. Sin medidas para prevenir la propagación del virus, muchos estadounidenses no querrán comprar en tiendas, comer en restaurantes o viajar. Los propietarios de pequeñas empresas saben que una población nerviosa no proporcionará suficientes clientes para garantizar que prosperen.

Biden acusa a Trump de descaro 1

El gobernador de Georgia Brian Kemp (R) comenzó a «reabrir» los restaurantes de su estado el 27 de abril – 12 días después, según datos del servicio de reserva de restaurantes OpenTable, todavía había un 92 por ciento menos comensales que el mismo día… Los estados y ciudades que han intentado reabrir están descubriendo que la economía no es un interruptor de luz que simplemente se puede encender: las personas necesitan confianza para que funcione, y esa confianza debe ganarse con un liderazgo creíble y una seguridad demostrable.

Nuevamente, la solución no es un misterio. La administración Trump podría centrarse en producir y distribuir pruebas y protocolos adecuados que se ajusten a la guía de expertos en salud pública; hacerlo aceleraría considerablemente el proceso de reapertura y lo haría mucho más efectivo. La administración es plenamente consciente de que este también es el camino correcto; después de todo, el presidente y su personal ahora están recibiendo pruebas diarias. Sabían exactamente cómo hacer que la Oficina Oval fuera segura y operativa, y se esforzaron por hacerlo.

Simplemente no han hecho ese mismo trabajo para el resto de nosotros.

Si Trump y su equipo entienden cuán imperativas son las pruebas para su seguridad, como lo demuestra su actual comportamiento, ¿por qué insisten en que no es necesario para el pueblo estadounidense?, ¿Y por qué el presidente insiste en tratar de convertir esto en otra línea de división, enfrentando a los estadounidenses tensos y afligidos unos contra otros a través de líneas de batalla fabricadas de «salud» y «economía»? Todos saben que no podemos ocuparnos de lo importante a menos que salvaguardemos lo prioritario… En lugar de tratar de dividirnos una vez más, Trump debería estar trabajando para que los estadounidenses reciban las mismas protecciones necesarias que él mismo tiene.

Es lo correcto y el único camino para que la economía vuelva a la normalidad. 

Biden así se sumó a las críticas de los miembros de su partido y de una opinión publica creciente que considera que es demasiado riesgoso querer forzar una reapertura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here