Cortesía de Huevocartoon Videocine de una escena de la película "Un rescate de huevitos". (Foto: EFE/Huevocartoon/Videocine)

Ciudad de México, México.- La pasión por su vocación y la entrega a sus proyectos es fundamental para los hermanos Rodolfo y Gabriel Riva-Palacios, creadores de la animación Huevocartoon y quienes actualmente presentan «Un rescate de huevitos», el siguiente reto de su famoso personaje Toto.

«Cuando llegan los artistas a trabajar les decimos van a ser míos por dos años y vamos a entregar el alma como nunca, este proyecto tiene que marcar nuestras vidas. Es un absoluto milagro hacer cine en México», afirma Gabriel en una entrevista con Efe.

En 1999 dos hermanos soñaban en la sala de su casa con hacer famosos a sus personajes, unas caricaturas diseñadas a partir de huevos con personalidades muy mexicanas, subidos de tono y que además aprovechaban para hacer una crítica social.

«Estábamos en casa de mi mamá con una computadora, que fue la inversión de Huevocartoon, y decíamos: ‘¿Te imaginas algún día sacar playeras y gorras de nuestros personajes?’ y mi hermano me dijo: ‘¿Te imaginas hacer una película?’ y yo no podía ni pensarlo», narra Gabriel.

Poco tiempo después, los hermanos lograron diseñar esos accesorios, a los que se sumaron peluches, calcetines, tazas, y un sinfín de productos, pero lo más importante fue que lograron hacer películas, de las cuales, «Un rescate de huevitos» es la número cuatro de la franquicia «Una película con huevos».

La película es una etapa más de la vida de Toto y Di, un gallo y una gallina que acaban de convertirse en padres de dos huevitos dorados muy especiales.

La peculiaridad de sus dos hijos llamará la atención de una mujer rusa que buscará comercializarlos y que sacará de su rancho a todos los personajes para adentrarlos a una serie de peligrosos eventos que sucederán en África.

Desde un inicio la saga ha estado centrada en la evolución de Toto, para quien el actor Bruno Bichir ha prestado su voz, y en esta ocasión experimentara las responsabilidades que conlleva el convertirse en padre y al mismo tiempo tendrá que aprender a dejar ser felices a sus hijos.

«Se la pusimos difícil (a Bruno), en la primera entrega llegó y le dijimos eres un huevito, en la segunda, ahora eres un pollo, en la tercera, ahora un gallo y cada vez que llegaba el personaje había cambiado, yo creo que podemos darle todavía otras dos películas más», adelanta Rodolfo.

Bichir no solamente se siente contento con ser parte del proyecto, sino que incluso considera un honor parecerse a su personaje físicamente.

«Es un sueño hecho realidad que un interprete pueda hacer animación en su propio país y más desde cero; es muy emocionante, no podría terminar de expresar con palabras lo que siento», aseguró el actor.

Además, existe una admiración y amistad mutua entre el actor y los creadores que, según expresa Bruno, nació en un proyecto diferente a los Huevocartoon.

REFERENTES DE LA COMEDIA Y LA ANIMACIÓN

«Nunca tuvimos la intención de ser el estudio número uno de Latinoamérica, queríamos desarrollar nuestra vocación y poner el alma en ella», dice seguro Gabriel, sin embargo su empresa Huevocartoon se ha convertido en todo un referente.

Tan solo en el 2015 «Un gallo con muchos huevos», su incursión a la tecnología 3D, les valió récords de audiencia en el cine y un éxito que la convirtió en una de las películas mexicanas más taquilleras de la historia.

«Después del éxito del 2015 nos sentamos con la gente de Videocine y lo primero que les dijimos fue que queríamos continuar con dos películas más para la saga», recuerda Rodolfo.

En ese sentido, los hermanos siguen trabajando en sus proyectos y, a pesar de llevar más de 20 años llenos de éxitos, Rodolfo dice que, a penas están empezando.

La película se estrena este jueves en salas nacionales y llegará a cines estadounidenses a partir del 27 de agosto. Además, se espera la quinta película de la saga para el 2022.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here