Fotografía de dos niños en una clase en línea el 7 de agosto de 2020. (Foto: EFE/Jorge I. López)

Denver (CO), EE.UU.- La pandemia ha agudizado la disparidad de acceso confiable y de alta velocidad a internet, un problema que afecta desproporcionadamente a familias latinas, especialmente aquellas de bajos ingresos y en zonas rurales, revela un informe difundido este lunes por Colorado Futures Center (CFC).

El reporte, basado en datos locales y nacionales, destaca que, a más de un año del inicio de la pandemia, la denominada brecha se ha agrandado entre las comunidades hispanas y afroamericanas, quienes sufren para acceder a internet.

En el caso específico de Colorado, mientras que sólo el 5 % de todos los estudiantes de este estado carece de acceso confiable a internet, entre los hispanos esa cifra llega al 66 % y en los condados rurales con mayoría de latinos en el suroeste del estado, ese número crece al 75 %, según CFC.

En muchos casos, las familias no tienen una computadora o solo una a compartir entre toda la familia, complicando así la participación en clases a distancia.

Esa situación dista mucho de ser única. Según la organización no lucrativa nacional Common Sense Media, enfocada en educación, la pandemia causó que el porcentaje de estudiantes que dependen de los teléfonos inteligencias de sus padres para asistir a clases creciese del 12 % al 24 % de los casi 60 millones de alumnos en las escuelas del país.

En términos concretos, esto significa que unos 15 millones de estudiantes en Estados Unidos carecen de conexión y de los dispositivos apropiados.

«Estos datos proveen una imagen clara de cómo las desigualdades que ya estaban presentes desde mucho tiempo antes de la covid-19 se intensificaron por la pandemia», expresó Daniel Potter, director asociado de Educación y Escolaridad en la Región de Houston (HERC), Texas, y autor de un reporte sobre la brecha digital publicado por la Universidad Rice en marzo pasado.

El reporte de la Universidad Rice confirmó que a nivel nacional sucede lo mismo que ya se había visto en Colorado: mientras que casi la mitad de las familias con ingresos de hasta 20.000 dólares al año carecen de computadoras en sus casas, sólo el 4 % de las familias con ingresos superiores a los 100.000 dólares anuales enfrentan ese problema.

En Colorado, el gobierno estatal y organizaciones comunitarias colaboran desde hace meses en la distribución de miles de computadoras entre los residentes de los condados más empobrecidos del estado.

Y a nivel nacional, el pasado 12 de mayo la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) abrió el registro para el nuevo Programa de Beneficios de Emergencia de Banda Ancha (EBBP), que provee de computadoras y acceso a internet a familias carenciadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here