(Foto: Filadelfia/Perla Lara/Archivo)

La variante Ómicron ha enfermado a tantos trabajadores de limpieza en Estados Unidos que algunas ciudades tuvieron que aplazar o suspender la recolección de basura y artículos reciclables, haciendo enfurecer a residentes consternados de que las autoridades no puedan cubrir uno de los servicios más elementales.

Debido a esta situación, los botes de basura se acumulan en calles de Filadelfia, que ya de por sí tiene condiciones lamentables en ciertas zonas donde los vecinos se lamentan por el pésimo servicio.

Las demoras representan más que una molestia para los residentes, ya que pueden generar obstrucciones en el alcantarillado y las banquetas, algo que se torna peligroso cuando nieva o llueve como ha venido sucediendo.

La crisis en la recolección de basura es la tercera de la pandemia. La primera ocurrió en la primavera de 2020, cuando el COVID-19 comenzó a propagarse en Estados Unidos. Los problemas volvieron a presentarse con un nuevo pico de casos durante el verano debido a la variante Delta.

La Asociación de Desperdicios Sólidos de Norteamérica recomendó a funcionarios y recolectores de basura en diciembre que «planeen ahora para hacer frente a la escasez de personal».

La contagiosa nueva variante se presentó justo cuando los estadounidenses estaban generando mucha basura: en las fiestas navideñas. Combine eso con un nivel de vacunación relativamente bajo entre los trabajadores de limpieza de primera línea y se tiene una «tormenta perfecta para el retraso en la recolección», dijo esta semana el director ejecutivo de la Asociación, David Biderman, en declaraciones recogidas para la agencia AP.

En algunas comunidades, hasta una cuarta parte de la fuerza laboral de recolección de basura está reportándose enferma, señaló.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here