Una mujer sostiene un cartel que dice "las vacunas salvan vidas", durante una protesta a finales de marzo contra el gobierno del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en Brasilia (Brasil). (Foto: EFE/Joedson Alves)

Cuando seres patógenos, como el coronavirus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad COVID-19, logran entrar a nuestro organismo, se produce una infección, en ese momento el sistema inmune entra en acción. Se activan de inmediato proteínas especializadas en destruir invasores,como los anticuerpos, que pueden atacar directamente al virus y dejarlo imposibilitado para hacer daño, o atacar a las células ya infectadas para evitar que sigan multiplicándose.

Sin embargo, cuando el sistema inmune está deprimido o debilitado por la edad, el estrés, la mala alimentación, el agotamiento físico, u otras condiciones preexistentes como el cáncer o la diabetes, los anticuerpos no son suficientemente efectivos, por lo que la infección avanza y la enfermedad ocurre, lo que puede producir complicaciones importantes o incluso la muerte.

Hace tres siglos, el doctor Edward Jenner “inventó” la vacuna, una técnica para combatir el virus de la viruela, padecimiento que costó la vida a más de 60 millones de personas en Europa. [Ver Impacto #713 “James y la primera vacuna”]. Así, las vacunas se desarrollaron con la intención de hacerle creer al sistema inmune que el cuerpo ha sido infectado, para que produzca anticuerpos específicos y suficientes, listos para cuando la infección realmente ocurra.

En la actualidad la tecnología que se emplea para fabricar vacunas es muy amplia, así como la forma como éstas generan la respuesta inmune. En la forma tradicional, se usa desde el patógeno previamente inactivado, las formas neutralizadas de las toxinas que ellos producen, hasta parte de sus componentes, ya sea con partículas parecidas o utilizando un vector viral que ayude a sintetizarlos dentro del organismo. Otra técnica clásica es usar al patógeno atenuado, es decir, aquel que ha perdido su peligrosidad a través de cultivos sucesivos. El tiempo que se requiere para desarrollar una vacuna, de principio hasta su comercialización, depende de los recursos económicos disponibles, la tecnología que se usa y del microorganismo que se trate.

La técnica del ARN mensajero (ARNm), empleada para la fabricación de las vacunas “anti-covid” de Pfizer y Moderna, usa un pedacito del ARN original para que una vez dentro del organismo sintetice solo una parte del virus, en este caso, la proteína que rodea la superficie del coronavirus, la cual se asemeja a una corona, la llamada proteína Spike. Esta tecnología, permitió desarrollar la primera vacuna contra el SARS-CoV-2 en un tiempo récord de nueve meses.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las vacunas contra COVID-19 protegen contra la enfermedad porque inducen inmunidad contra el virus SARS-CoV-2, reducen el riesgo de presentar síntomas graves, y la probabilidad de contagiar a otras personas vulnerables.

Información de algunas vacunas “anti-covid” en el mercado global.

LaboratorioPaísEficaciaTipoCondiciones de almacenamiento
Una dosis
Johnson & JohnsonEstados Unidos68% al 72%Vector viralRefrigeración
Dos dosis
Pfizer/ BioNTechEstados Unidos95%ARNmCongelación
ModernaEstados Unidos94%ARNmCongelación
Oxford/ AstraZenecaReino Unido82%Vector viralRefrigeración
Gamaleya (Sputnik V)Rusia91%Vector viralRefrigeración
NovavaxEstados Unidos96%Partículas parecidas a los virusRefrigeración
SinopharmChina79%Virus inactivadoRefrigeración
SinoVacChina50%Virus inactivadoRefrigeración
Bharat BiotecIndia81%Virus inactivadoRefrigeración

Inicia la Fase 1c de vacunación

FaseA partir delPersonas elegibles
1c5 de abrilPersonal de mantenimiento y limpieza, trabajadores de saneamiento, de servicios públicos, y de postales y mensajería.
12 de abrilPersonas que reciben servicios en el hogar y servicios basados en la comunidad, según lo define el Departamento de Servicio Humanos de PA, trabajadores de jardinería, del gobierno, electorales, de servicios sociales, cuidadores no remunerados de personas médicamente vulnerables, personal de educación superior, roles de finanzas públicas, transporte (incluidos trabajadores de aeropuertos, trenes, taxis y viajes compartidos), construcción, telecomunicaciones y TI, prensa, industria legal, y de salud pública.
219 de abrilTodos los habitantes mayores de 16 años.

Vacunación sin cita exclusiva para mayores de 65 años

El Departamento de Salud notificó la apertura de tres clínicas, partir del miércoles 7 de abril, de 8:00 am a 4:00 pm, donde se aplicará la vacuna de Johnson & Johnson.

  • Centro de salud 3, anexo, 4219 Chester Ave., 19104
  • Berks Street Annex (Health Center 5), 2001 West Berks St., 19121
  • Centro de salud 10, entrada del patio este, 2230 Cottman Ave., 19149

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here