Estudiantes participando de una actividad en Esperanza College. (Foto: Gabriel Garriga)

Garnet Valley, PA – En las próximas semanas, niños de todas las edades estarán de regreso a la escuela. Este año, en medio de la pandemia, los niños, al menos por los primeros meses de clase, continuarán sus clases en línea desde el hogar. Muchos padres puede que estén preocupados por la calidad de la educación en este ambiente virtual. ¿En el área de las ciencias, qué puede hacer un padre si los niños no tienen la oportunidad de estar en el salón de clase o el laboratorio?

El diccionario de la Real Academia Española define la ciencia como un “conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales, con capacidad predictiva y comprobable experimentalmente”. El método científico consta de los siguientes pasos: la observación de un fenómeno, la creación de una hipótesis que pueda explicar la observación, la experimentación para comprobar o negar la hipótesis, y la teoría que explica la hipótesis. Los padres pueden tomar la iniciativa de inculcar la ciencia en los niños, al seguir estos pasos durante experiencias del diario vivir.

La cocina es un lugar donde los niños pueden aprender de ciencia. ¿Por qué al enjuagar un plato algunas cosas se disuelven mientras otras requieren el uso de jabón? ¿Por qué algunas bebidas en polvo se disuelven más rápido si no hay hielo? Aquí los niños están aprendiendo el concepto de solubilidad. Puede que su hipótesis sea que si la temperatura del agua es más alta el polvo se disolverá más rápido. En términos de experimento el estudiante puede tener diferentes vasos con agua caliente, tibia, fría, agua con hielo, y medir las temperaturas antes de añadir el polvo y observar cual se disuelve más rápido. Verán que su hipótesis está correcta.

La ciencia y el regreso a la escuela 1
Inflando un globo con química. Visite https://www.pbs.org/parents/crafts-and-experiments/inflate-a-balloon-with-baking-soda-and-vinegar para seguir los pasos. (Foto: Julián Espina)

A los niños más pequeños se les puede alentar a hacer observaciones. Por ejemplo, durante un paseo al parque, permita que los niños presten atención a sus alrededores. ¿Qué color tienen las hojas de los árboles? ¿Están todas cambiando de color a la misma vez? Pregunte por qué creen que algunas hojas se están poniendo amarillas. Eso impulsa a los niños a crear una hipótesis. Al regresar a la casa busquen juntos información en las redes sobre el porqué las hojas cambian de color en el otoño.

Las redes son un buen recurso para encontrar actividades de ciencia muy divertidas para hacer con niños de distintas edades. Con un poco de esfuerzo y tiempo los padres pueden alentar a los niños a amar la ciencia desde su hogar. La costumbre de observar y cuestionar el porqué de la observación es una destreza que ayudara a los niños en todas las etapas de su carrera académica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here