La COVID-19 puede alterar la función del páncreas para producir insulina y generar un tipo de diabetes entre los contagiados. (PhotoMIX Company. PIXELES)

Norristown, PA – De acuerdo con datos de un grupo internacional de expertos líderes en diabetes, que participaron en el proyecto Registro Covidiab (covidiab.e-dendrite.com), el contagio por el coronavirus SARS-CoV-2 podría desencadenar la aparición de un nuevo tipo de diabetes en personas sanas, así como complicaciones en quienes ya la padecen. ¿Cómo es esto?

Los médicos se dieron cuenta de que, pacientes hospitalizados por COVID-19 sin antecedentes diabéticos, desarrollaban niveles elevados de glucosa (azúcar) en la sangre, también conocida como hiperglucemia. En todos los casos estudiados se presentaron complicaciones de diabetes, tanto de tipo 1 (donde las personas no pueden producir insulina), como de tipo 2 (en el que producen muy poca insulina o se vuelven resistentes a ella). Algunos de estos pacientes volvieron a la normalidad cuando salieron del hospital, en tanto que otros regresaron a casa con un diagnóstico de diabetes confirmado. Hasta el momento, los científicos no saben con certeza la causa de esta anomalía, pero se estudia una posible explicación.

Las células de algunos órganos de nuestro cuerpo como el intestino delgado, el corazón, los riñones, los pulmones y el páncreas, tienen unos receptores especiales para atrapar una enzima llamada ACE2 (relacionada con mantener la presión arterial del cuerpo). Imaginemos dos manos juntas y abiertas (receptor) esperando capturar un balón (enzima ACE2). En condiciones normales y de salud, las manos atrapan el balón y los órganos siguen funcionando como se debe. Pero ¿qué pasa cuando atrapan el balón incorrecto?

Recientemente, se descubrió que los “ingeniosos” virus del COVID-19, utilizan estos mismos receptores para ingresar al interior de las células e infectar el organismo. En el caso del páncreas, cuando los virus logran ingresar, destruyen las células beta, “las fábricas” de la insulina, y dejan a nuestro cuerpo con poco o nada del suministro de esta hormona. La insulina regula la cantidad de glucosa en la sangre. Es la llave que abre los canales para que el azúcar entre en todas y cada una de las células del organismo para producir la energía necesaria y seguir funcionando. Sin insulina, la glucosa se acumula y da pie a una serie de afecciones en el sistema nervioso, ojos, corazón y riñones. De este modo, aquellas personas con COVID-19, pueden experimentar hiperglucemia, debido a que no cuentan con la cantidad suficiente de insulina, y presentar síntomas de una diabetes tipo 2 o tipo 1, e incluso, un “híbrido” de ambos tipos.

Los científicos desconocen aún si el coronavirus SARS-CoV-2 acelera el desarrollo de una condición preexistente de diabetes, si realmente es el causante de generar la enfermedad, o las dos cosas. E incluso, se preguntan si este coronavirus pudo haber generado un tipo de diabetes completamente nuevo, y que podría presentarse de manera diferente a las formas clásicas de la enfermedad. Asimismo, se desconoce si estas alteraciones del metabolismo de la glucosa son permanentes o si remiten cuando se resuelve la infección viral.

Lo cierto es que los científicos se encuentran intrigados y se preguntan si realmente existe una relación entre COVID-19 y diabetes. Como sea, aún se necesitan más investigaciones para responder a esta compleja pregunta.

Mientras ellos siguen investigando y los médicos curándonos, nosotros hagamos lo posible para evitar infectarnos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here