(Foto: EFE/Archivo)

Estados Unidos, el país más afectado en el mundo, superó este a mediados de diciembre los 800.000 muertos por la pandemia

La administración del gobernador Tom Wolf ha solicitado asistencia de emergencia al gobierno federal en medio del aumento de la difusión del COVID-19 y la presión que el aumento de las hospitalizaciones ha ejercido sobre el sistema de salud.

La solicitud del estado es a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) y solicita ayuda en varias áreas clave, incluido el personal de apoyo para los trabajadores de la salud, el apoyo de respuesta ante una pandemia en forma de suministros clave.

«Nuestro sistema de atención médica se ve afectado por los casos de COVID-19 y se ve agravado por la persistente escasez de personal en todo el sector», dijo el gobernador Wolf en un comunicado. «Tengo la esperanza de que estos apoyos de importancia crítica se aborden para aliviar la tensión en nuestro sistema de atención médica y, en última instancia, poder brindar a los residentes de Pensilvania la atención que necesitan durante este tiempo».

Específicamente, el estado solicitó que los equipos de “asalto o de reserva para emergencias” de hospitales, incluidas las ambulancias se envíen a las partes del estado donde las hospitalizaciones son más altas.

Otras solicitudes de apoyo incluyen una solicitud de un millón de pruebas COVID-19 rápidas en el hogar y una mayor asignación de anticuerpos monoclonales.

A partir del 3 de enero de 2022, cualquier establecimiento en Filadelfia que venda alimentos, incluyendo bebidas, para consumo en el lugar deberá admitir solamente a aquellos clientes que hayan completado su serie de vacunación contra COVID-19. Durante las dos primeras semanas de este mandato, del 3 al 17 de enero, los establecimientos podrán optar por aceptar una prueba de COVID-19 negativa efectuada 24 horas antes de la entrada al establecimiento en lugar de la prueba de vacunación. Después del 17 de enero, solo se aceptará la prueba de vacunación incluidos los niños.

Todos en el condado de Filadelfia, deben usar mascarilla en lugares públicos e interiores.

A medida que, en la Ciudad al igual que el resto de la región, estado y país, se está experimentando un fuerte aumento en los casos de COVID-19. Los códigos postales que han reportado las tasas de vacunación más bajas son el 19141 y el 19151.

Hasta el 15 de diciembre, en la Ciudad había ya un millón de personas completamente vacunadas, más de un millón 300 mil con al menos una dosis de la vacuna anticovid, y casi tres mil ciudadanos que habían recibido la vacuna de refuerzo. Más de 16 mil niños, entre 5 y 11 años, habían recibido al menos una dosis de la vacuna. El número de casos ya sumaban 183,389, 1.9% más desde la semana pasada, y 4,164 decesos.

En esta temporada decembrinas se exhorta nuevamente a la población para que se vacune, por la llegada de la variante Ómicron a la ciudad, y porque se siguen descubriendo secuelas importantes para aquellos que han enfermado gravemente por COVID-19.

De acuerdo con un reciente estudio encabezado por la Universidad de Florida de EE. UU. y publicado por la revista Frontiers in Medicine, los supervivientes de COVID-19 grave podrían tener más riesgo de morir durante los doce meses siguientes al haber superado la enfermedad, especialmente entre los menores de 65 años, en comparación con los que experimentaron la enfermedad de forma leve moderada o quienes no se infectaron.

La causa se debe a que los pacientes hospitalizados por COVID-19 tiene muchas más probabilidades de albergar autoanticuerpos, es decir, anticuerpos dirigidos a sus propios tejidos o contra sustancias que sus células inmunes secretan en la sangre, lo que provocaría que estos anticuerpos puedan ser precursores de una enfermedad autoinmune, como una esclerosis múltiple o una artritis reumatoide, donde el propio sistema inmune es causa de la patología.

LAS VACUNAS QUE NO FUNCIONARÍAN

Una investigación de la Universidad de Hong Kong determinó que ni la vacuna CoronaVac, desarrollada por la china Sinovac ni la estadounidense-alemana de Pfizer-BioNTech son efectivas contra la nueva variante Ómicron.

De acuerdo con los resultados del estudio, recogidos por el diario South China Morning Post, ninguna de estas dos vacunas indujo la respuesta de anticuerpos necesaria para neutralizar la variante detectada por primera vez en Sudáfrica hace menos de un mes.

La investigación -aún pendiente de revisión. La vacuna de la farmacéutica china se basa en el uso del virus inactivado mientras la de Pfizer-BioNtech emplea la innovadora biotecnología de ARN mensajero.

«Los receptores de estas vacunas e incluso los pacientes que hayan superado la enfermedad tienen un riesgo mayor de contagio o reinfección», advirtieron los autores del estudio, que se centró exclusivamente en la respuesta inmune.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here