Ante unas elecciones anticipados de irregulares ciudadanos nicaragüenses en diferentes partes del mundo se pronunciaron el domingo para exigir democracia. En la imagen un nicaragüense captado en Nueva York. (Foto: VOA/Archivo)

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dejó este miércoles en manos de los países que integran ese organismo la posible aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua, después de las cuestionadas elecciones del pasado domingo.

«El tema de la crisis política en Nicaragua está en la agenda de la organización», dijo Almagro durante una conferencia previa a la instalación de la 51 Asamblea General del organismo interamericano, que tiene como sede Guatemala y se celebra por segundo año consecutivo de forma virtual debido a la pandemia.

Sin embargo, admitió que «serán los países los que decidirán el nivel de aplicación de la Carta Democrática».

Para Almagro, se trata del «trabajo que viene por delante», pero aclaró que no quiere «incidir en el mismo».

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, fue reelegido en unos comicios tachados como «farsa» por la mayoría de la comunidad internacional tras la detención de siete aspirantes a candidatos presidenciales y la cancelación de tres partidos de oposición, y con mas del 80 % de abstención.

En manos de la OEA aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua 1
Fotografía de archivo donde aparece el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. (Foto: EFE/SHAWN THEW)

El secretario general admitió que se ha manejado la alternativa de aplicar «dos artículos de la Carta Democrática Interamericana», en alusión a los artículos 20 y 21 de ese documento.

El artículo 20 prevé la convocatoria por parte de cualquier país miembro o del propio secretario general de un Consejo Permanente «en caso de que en un Estado miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático».

Dicho Consejo buscaría iniciar las «gestiones diplomáticas necesarias, incluidos los buenos oficios», en busca de la normalización de la institucionalidad democrática, según estipula la Carta.

Mientras que el artículo 21 contempla la posible suspensión de un Estado miembro donde «se constate que se ha producido la ruptura del orden democrático».

«Estará en los países avanzar y discutir la aplicabilidad de estos», insistió Almagro, quien apuntó que ese organismo ha aprobado ya varias resoluciones sobre el país centroamericano.

Almagro recordó en todo caso que un informe sobre Nicaragua elaborado por la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia de la OEA, que señala que la comunidad internacional «debe exigir la anulación» de esas elecciones «y hacer un llamado a la celebración de un nuevo proceso electoral».

La OEA inaugura este miércoles su 51 Asamblea General con Nicaragua entre sus prioridades y una agenda que abarca asuntos como la COVID-19, la vacunación en la región y la recuperación después de la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here