Jóvenes disfrazados responden al llamado de un concurso, y llegan para recibir una vacuna contra la COVID-19, en la alcaldía de Xochimilco de la capital mexicana (México). (Foto: EFE/Carlos Ramírez)

Buenos Aires, Argentina- Dicen los chicos que los hombres vuelan y que pueden desaparecer y aparecer cuando ellos quieran. Dicen también que los buenos son los invencibles y que los malos son fuertes, pero no tanto como los primeros y por eso es que siempre pierden las peleas. A quien quiera, le cuentan secretos y virtudes de cada uno de sus héroes, de sus dobles personalidades y te piden por favor que mantengas en secreto sus secretos.

Tal vez por una cuestión de compromiso con ellos, es que mantienen a oscuras los planes futuros para conquistar mundos extraños a millones de galaxias de sus casas y de sus guaridas, es que nadie puede enterarse de semejantes hazañas que la humanidad agradecería por el resto de la vida. Vuelos rasantes e intergalácticos con encuentros feroces con seres irreconocibles que intentarán hacer todo lo posible para que su mundo de maldad no sea avasallado por nadie y menos por ellos, los que tienen los mejores créditos en los títulos de la serie que paga derechos de posesión de mentes abiertas e imaginativas.

Dicen también los chicos que estos superhéroes son eternos y que por más que pase el tiempo, ellos estarán luchando por el bienestar del otro contra cualquiera de los enemigos que vayan apareciendo. El cuidado del reino no sabe de tiempos ni de estaciones ni de fuerzas extrañas e invasivas. No por nada y cuando parece que la fuerza contraria y combatiente les va a arrebatar el poder, salen las fuerzas del más allá por parte del líder absoluto que entre nubes y soles resplandecientes les renueva las fuerzas nada menos que con la palabra y la bendición sagrada que retempla las almas, las fuerzas, y les recarga las energías y armas para que todo vuelva a empezar. Desaparecerá nuevamente y se esfumará envuelto en mantas blancas y sagradas y quizá bendecidas por el que manda un poco más que él, también poderoso y también de blanco.

Déjame que te cuente 1
Jóvenes disfrazados responden al llamado de un concurso, y llegan para recibir una vacuna contra la COVID-19, en la alcaldía de Xochimilco de la capital mexicana (México). (Foto: EFE/Carlos Ramírez)

Es increíble el mundo de las series, cada capítulo aparece un enemigo nuevo. Algunos con armas poderosas, otros con garras mutiladorasy dos o tres cabezas de donde sale fuego, armas nucleares o silencios atronadores, depende el grado de necesidad en el momento del ataque. Furias descontroladas, nuevas guerras, combates, amenazas que se cristalizan en sendos ataques digitados o traicioneros, con odio, alevosía y caídas de un solo lado.

Soberanos, paladines de la justicia, incansables luchadores de mil batallas y cuyo premio no es otro que la eternidad en el poder, a pesar de los malos, de los secuaces de la vida, de los alborotadores de la paz, de quienes no creen en los salvadores de la humanidad.

Es increíble, por más buenas intenciones que ponga uno las cosas se van para donde quieren. Es así, uno intenta hablar de historias de chicos y al final termina hablando de política.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here