Utilizando el sistema inmunitario: ¿puede el plasma de pacientes recuperados de COVID-19 ayudar a los enfermos graves?

Amphol Thongmueangluang/SOPA Images

Por Emily Scott

Filadelfia. – La noche después de que él regresó a Filadelfia a mediados de marzo de un viaje a Florida, Jim Gormley comenzó a sentirse alternativamente cálido y con escalofríos. Recibió un diagnóstico positivo de COVID-19 aproximadamente una semana después; como enfermero de cirugía general en el Hospital de la University of Pennsylvania, pudo obtener pruebas prioritarias.

En general, sus síntomas fueron leves: el calor y los escalofríos duraron solo un día; También tenía una erupción viral y perdió el sentido del gusto y el olfato. Después de siete días sin síntomas, las guías del Centers for Disease Control and Prevention en ese momento, Gormley regresó a trabajar el 31 de marzo.

Se sintió afortunado y, como trabajador de la salud, estaba buscando la mayor cantidad de formas posibles de ayudar durante la pandemia. Gormley había escuchado sobre la llamada de Penn Medicine para donaciones de plasma sanguíneo como parte de un estudio que investiga el tratamiento convaleciente en plasma para personas con síntomas graves de COVID-19.

La terapia de plasma implica extraer plasma sanguíneo de un individuo que se ha recuperado de una enfermedad y transfundirlo a un paciente que está enfermo. Gormley vio el estudio de Penn Medicine como una oportunidad para ayudar a aquellos que habían experimentado problemas de salud similares, pero más difíciles como un resultado del coronavirus.

“Siento que es mi deber como compañero humano unirme en la lucha por esto”, él dijo.

Utilizado para tratar virus durante más de un siglo, incluso durante la pandemia de gripe en 1918, la idea detrás de la terapia de plasma es esta: que los anticuerpos en el plasma que combatieron al virus en el paciente previamente infectado pueden ser lo suficientemente fuertes y persistentes como para ayudar al paciente actualmente infectado luchando contra la enfermedad.

Los hospitales y los sistemas de salud en todo el país están trabajando las 24 horas para recolectar plasma convaleciente y obtener la aprobación de la Food and Drug Administration para comenzar a transfundirlo a los pacientes. Parecía haber habido algunos avances locales la semana pasada.

En Pensilvania, un residente de Downingtown se convirtió en la primera persona en el país en donar plasma a través de la Cruz Roja a dos pacientes con COVID-19 (incluyendo un miembro de la familia). La persona ahora se está recuperando. Y en el Virtua Voorhees Hospital en Nueva Jersey, dos pacientes con COVID-19 que estaban en estado crítico se están recuperando después de recibir transfusiones de plasma a principios de abril. Se espera que el hombre de 61 años y la mujer de 63 años regresen a casa del hospital en mayo.

El plasma convaleciente no ha mostrado un gran éxito en los ensayos de control aleatorio, pero en pequeños estudios piloto ha sido efectivo para combatir muchas enfermedades infecciosas.

A mediados de abril, los investigadores de Wuhan publicaron un artículo en el Journal of Medical Virology sobre los resultados con seis pacientes en la ciudad que se conoce como el epicentro de COVID-19 en China. Según el resumen del artículo, el virus se eliminó en dos de los pacientes después de recibir terapia de plasma convaleciente. Además, un análisis de su sangre determinó un aumento inmediato en la concentración de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 en otros dos pacientes.

“Este estudio indica que la terapia de plasma convaleciente es efectiva y específica para COVID-19”, dice el resumen. “Esta intervención tiene un significado especial para eliminar el SARS-CoV-2 y se cree que es una terapia prometedora de última generación durante la crisis pandémica de COVID-19”.

Pero todavía hay mucho que aprender sobre el tratamiento de plasma porque gran parte de la investigación ha sido limitada hasta ahora, y porque la pandemia puede ser la tormenta perfecta de oportunidades para descubrir más sobre cómo funciona el virus.

Aprender la efectividad del plasma a gran escala

Mucho más recientemente que 1918, la terapia de plasma convaleciente fue probada para el tratamiento del H1N1, el Ébola y el virus Zika. Emma Meagher, vicedecana y directora clínica en la Perelman School of Medicine de Penn, dijo que en esos brotes, los datos sobre la efectividad del plasma como tratamiento no son muy extensos. Por ejemplo, faltaron donantes potenciales de los que los investigadores pudieran sacar provecho con el Zika, que se encontraba principalmente en América del Sur, principalmente en Brasil.

En Penn ahora, se está haciendo un estudio de dos partes que analiza la efectividad del tratamiento con COVID-19.

El primer aspecto del estudio es un protocolo de donante, en el que los investigadores están identificando a las personas que anteriormente tenían infecciones de COVID-19 y que ahora tienen al menos 28 días sin síntomas. Una vez que se identifica a alguien, el equipo invita a ese individuo a la aféresis de Penn o al conjunto de medicamentos de transfusión para que pueda obtener una unidad de plasma. Luego se mide el nivel de anticuerpos en esa unidad de plasma.

La segunda parte del estudio es el protocolo del ensayo clínico, en el que los pacientes que actualmente están en el hospital para recibir tratamiento para COVID-19 reciben plasma. Meagher dijo que, por esta parte, los investigadores están interesados ​​en dos poblaciones de pacientes: los que están gravemente enfermos en la unidad de cuidados intensivos y necesitan respiración mecánica, y los pacientes que están menos enfermos y no están en la UCI, pero aún están hospitalizados.

Esta parte del estudio se basa en la inscripción de 50 pacientes. Aquellos que están gravemente enfermos recibirán una unidad de plasma además de su tratamiento COVID normal. Los resultados se compararían con un estudio de plasma realizado en National Institutes of Health que tiene un componente placebo.

Los pacientes enfermos y menos graves formarán parte de un ensayo aleatorizado de control con placebo. La mitad de los pacientes recibirá el estándar de atención habitual y la otra mitad recibirá el plasma junto con su tratamiento normal.

“Los puntos finales que estamos buscando en el ensayo clínico es ver si los títulos de anticuerpos en los receptores, los pacientes que reciben la infusión, aumentan y permanecen elevados”, dijo Meagher, quien está ayudando a dirigir el estudio. “Y también estamos interesados ​​en ver si esos aumentos en los anticuerpos se correlacionan con un mejor resultado clínico. ¿Se bajan del respirador más temprano? ¿Tienen una estancia hospitalaria más corta? ¿Su función pulmonar mejora en un período de tiempo más corto en comparación con un grupo de control?

Para mediados y fines de mayo, dijo Meagher, los investigadores tendrán un buen sentido de la respuesta al tratamiento de plasma y podrán compartir sus resultados de manera confidencial hasta ahora con otros centros.

El componente del ensayo clínico fue aprobado recientemente por la FDA a través de la petición de una nueva aplicación de drogas de investigación de emergencia. Ella dijo que su equipo planeaba comenzar a tratar pacientes esta semana.

Una característica única del ensayo clínico también incluirá pruebas de anticuerpos.

Scott Hensley, un inmunólogo viral y profesor de microbiología en Penn, ha ayudado a desarrollar una prueba para determinar si alguien ha sido infectado por el coronavirus. Cientos de trabajadores de la salud en el hospital de la University of Pennsylvania han donado sangre hasta el momento, con la esperanza de determinar si tienen algún nivel de inmunidad al virus.

“Queremos examinar a los pacientes en serie para poder determinar cuál es el curso temporal del desarrollo de anticuerpos, lo cual es realmente importante para nosotros al predecir el curso temporal de la recuperación y permitirnos estimar qué tan rápido las personas pueden volver a la salud”, dijo Meagher. “Vamos por la precisión aquí. Queremos tratar de ver si los niveles de anticuerpos se correlacionan con un mejor resultado”.

El objetivo es implementar el tratamiento primero en HUP y Penn Presbyterian, dijo Meagher, ya que en este momento son dos de los hospitales más afectados por el sistema de salud de Penn en la región.

Se buscarán trescientos donantes en las próximas cuatro semanas, una meta alta, ella dijo, aunque encontrar donantes entusiastas y elegibles es el menor de sus problemas.

“Entendemos que las personas tengan un espíritu de dar en este momento y todos quieren ayudar de alguna manera, por lo que muchos de nosotros respondemos llamadas todos los días de pacientes que se han recuperado, amigos de amigos, estudiantes universitarios que se acercan para decir que les gustaría hacer algo”, dijo Meagher.

Las personas que piensan que pueden ser elegibles pueden comunicarse a través del sitio web de Penn Medicine.

Al hablar con otros sistemas de salud que han comenzado el tratamiento, como Mount Sinai y NYU Langone Medical Center, dijo Meagher, ellos están escuchando anecdóticamente de los médicos que han administrado plasma a pacientes con COVID-19 que no ha habido efectos adversos ni toxicidad hasta el momento.

“Pero son muy cuidadosos al decir que está funcionando, y creo que eso se debe en parte a que no se está haciendo en una especie de modelo experimental rígido donde no hay un experimento controlado”, dijo Meagher.

¿Qué podemos aprender de los anticuerpos?

Katie Bar es una profesora de enfermedades infecciosas en Penn y la investigadora principal de este estudio. Su experiencia es en investigación de VIH/SIDA, en la que observó las formas en que interactúan el virus y los anticuerpos humanos.

Bar dijo que hay muchas grandes diferencias entre el VIH y COVID-19, incluyendo la rapidez con que las personas se recuperan. Debido al rápido cambio, ella dijo, hay potencial para aumentar las respuestas inmunes humanas para que sea más fácil de tratar.

“Montas los anticuerpos a través de tu infección natural, y si le das esos anticuerpos a otra persona podrían neutralizarse, lo que significa unir y matar o eliminar el virus”, dijo Bar. “También existe este concepto de que estos anticuerpos podrían ayudar al resto del sistema inmunitario si tienes un anticuerpo funcional. Podría ayudar a sus respuestas celulares, su capacidad para identificar células infectadas y matarlas o eliminarlas, su capacidad para reducir la respuesta inmune inapropiada”.

Bar dijo que también podrían determinar cuándo es el momento más efectivo en la enfermedad de alguien para recibir plasma convaleciente.

A pesar de la falta de datos sólidos hasta ahora sobre la eficacia del plasma convaleciente, Bar dijo que los investigadores en las comunidades de enfermedades infecciosas y medicina de transfusiones tienen esperanzas.

“El punto es que todavía no tenemos ninguna terapia probada [para COVID-19]”, dijo Bar. “Tenemos algunos antivirales prometedores, tienen una disponibilidad relativamente limitada en este momento, y esos ensayos aún están en curso, por lo que estamos viviendo en este mundo donde no tenemos ninguna otra terapia probada.

“Para esta y otras infecciones donde no hay un buen tratamiento, este tipo de aprovechamiento de lo mejor que el sistema inmunitario tiene que ofrecer es un muy buen lugar para comenzar”.

Gormley, el enfermero de HUP que donó plasma después de su recuperación de COVID, dudaba en donar al principio.

“Soy un hombre gay, y sé que a pesar de que es 2020, todavía hay una prohibición de que los hombres gays donen sangre”, dijo. “Siempre entras en algo como esto … en el fondo de mi mente, sintiéndote como que todavía eres considerado de segunda clase. Pensé, si puedo ayudar a alguien que está muriendo, como si pudiéramos ocuparnos de todas esas otras cosas más tarde “.

Bajo la orientación previa de la FDA, la Cruz Roja solo aceptó donaciones de hombres gays que se habían abstenido de tener relaciones sexuales durante 12 meses. Con la pandemia, la FDA ha revisado la guía a tres meses.

Gormley también se inspiró para donar después de que la madre de un amigo mutuo estaba gravemente enferma con el coronavirus y estaba en un ventilador. Se le pidió que donara su plasma a ella, pero nunca funcionó logísticamente.

“Está destruyendo las familias de las personas”, él dijo. “Estaba pensando para mí mismo, si fuera mi madre, en esa situación … estaría histérica, pero desearía que alguien donara mi plasma e hiciera todo lo posible para ayudarla a salir de eso”.

Nota de la editora: Este artículo fue originalmente publicado en inglés por Emily Scott para WHYY. Fue traducido por Solmaira Valerio y editado por Diana Cristancho para Kensington Voice.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here