El Capitolio, aún fuertemente resguardado, será el escenario este fin de semana de la votación de un nuevo paquete de alivio por el coronavirus. (Foto: Reuter)

WASHINGTON,EE.UU.– Estados Unidos vive un regreso gradual a la normalidad luego de que en algunos estados han empezado a relajar las restricciones de COVID-19. Los restaurantes han reabierto, al igual que los bares, sin limitaciones sobre la cantidad de clientes que pueden ingresar. Escuelas y teatros están reabriendo sus puertas.

Mientras continúan las jornadas de vacunación, la tercera vacuna aprobada, la de Johnson & Johnson, se estará enviando a todo el país por primera vez esta semana. 

Algunos temen al fugaz dolor de la vacunación, pero muchos sienten el impacto económico tras casi un año de cierres. Un informe de febrero muestra que Estados Unidos sólo agregó 49,000 empleos, mucho menos de lo previsto.

«La gente cautelosa y cuidadosa nos está diciendo claramente que la economía aún no está lista para sostenerse por sí sola, que nuestra recuperación es profundamente incierta, que el riesgo de hacer poco es mucho mayor que el de hacer demasiado», dijo Chuck Schumer, líder de la mayoría demócrata del Senado.

El plan de rescate estadounidense de 1,9 billones de dólares es una parte clave de la agenda nacional del presidente Biden para mantener a los Estados Unidos avanzando con fuerza hacia la recuperación.

«Parece ser lo más cerca que puede llegar a cumplir sus promesas de campaña. Construyó el final de su campaña diciendo que teníamos que reconstruir mejor. Y fue honesto en el hecho de que esto va a costar mucho dinero para brindar alivio a todas las personas que se han visto afectadas financieramente», dijo a la Voz de América, Casey Burgat, de la Universidad George Washington.

Pero los republicanos del Senado argumentan que el proyecto de ley masivo no está dirigido a las necesidades del pueblo estadounidense.

«Los demócratas lograron destinar menos del 9% de su enorme factura a toda la respuesta de atención médica, y menos del 1% a las vacunas que terminarán esta lucha. Necesitaban ahorrar el 91% restante del dinero prestado para un vasto catálogo de gasto liberal», dijo Mitch McConnell, líder de la minoría republicana del Senado.

El proyecto de ley proporcionaría 1.400 dólares en pagos directos a la mayoría de los estadounidenses con ingresos moderados, así como 20.000 millones de dólares en fondos para una expansión masiva de vacunas en todo el país.

“Este país tendrá suficiente suministro de vacunas a finales de mayo», dijo recientemente el presidente Biden.

Una disposición clave también otorgará 400 dólares semanales de beneficios federales de desempleo a los estadounidenses que se han quedado sin trabajo, una parte popular de la Ley CARES de 2.200 millones de dólares, el paquete de ayuda más grande de la historia de Estados Unidos que los legisladores aprobaron el año pasado para apuntalar una impactada economía.

«El dinero no se destina solo a cuentas bancarias, para ayudarlos con sus vidas individuales, sino también a grandes rasgos, en diferentes niveles de gobierno y directamente a las pequeñas empresas para ayudarlos a superar la pandemia”, dijo a la VOA Burgat, de la Universidad George Washington.

Los casos de coronavirus se han reducido en Estados Unidos desde octubre, y algunos economistas dicen que EE. UU. podría volver a los niveles de empleo antes de la pandemia a mediados de este año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here