Nuevas restricciones a bares, restaurantes y negocios a medida que aumenta el coronavirus.

Gobernador Tom Wolf (Commonwealth Media Services/WHYY)

Filadelfia.- A medida que los casos de coronavirus continúan aumentando en ciertas partes del estado, el gobernador Tom Wolf anunció el miércoles restricciones más estrictas en bares, restaurantes y otros negocios a nivel estatal, así como nuevos límites en las reuniones bajo techo.

Wolf dijo que la nueva orden es necesaria para evitar que Pensilvania experimente un aumento devastador en los casos que amenaza con abrumar a los hospitales, como está sucediendo ahora en estados del sur como Florida y Texas. Estos “esfuerzos de mitigación focalizados”, dijo, se basan en el conocimiento sobre cómo el virus se ha propagado en interiores y en lugares como bares y restaurantes.

“Cuando alcanzamos nuestro pico el 9 de abril, llegamos a casi 2,000 casos nuevos ese día”, dijo Wolf en una conferencia de prensa por la tarde. “Y lo que estamos viendo ahora mismo pronto podría ser incluso peor que lo que vimos antes”.

Bajo la orden, los restaurantes y bares que sirven comida solo podrán acomodar  a las personas en el interior hasta a el 25% de su capacidad (actualmente, se permiten asientos hasta el 50 %). Los asientos solo se permitirán en las mesas y los clientes sólo pueden pedir alcohol con una comida.

Los bares que no sirven comida pueden vender alcohol para llevar, pero no pueden ofrecer servicio en persona. Las restricciones para comer al aire libre no cambiarán.

Los clubes nocturnos deben cerrar, mientras que las “reuniones y eventos” interiores —como en una sala de conciertos, una sala de cine individual e incluso reuniones de negocios en salas dentro de un centro de conferencias más grande— estarán limitadas a no más de 25 personas. Los eventos al aire libre permanecen limitados a 250 personas.

Además, los negocios deberán tener a los empleados teletrabajando  si es posible. Los gimnasios y las instalaciones deportivas podrán permanecer abiertos, con las restricciones actuales que implican el uso de máscaras y el distanciamiento social todavía en su lugar.

Los negocios que no cumplan con las restricciones podrían ser multados, cerrados o sujetos a otras sanciones, dijo la oficina del gobernador. Wolf no deletreó un plan para hacer cumplir las reglas, aunque dijo que hay “consecuencias legales” por no cumplir con las medidas.

La reacción a la orden de Wolf, que está en vigencia indefinidamente, fue rápida y contundente.

“La reducción al 25% de la capacidad es esencialmente lo mismo que eliminar por completo el comedor interior y no hay escenario en el que los restaurantes puedan sobrevivir en ese nivel de ocupación”, dijo John Longstreet, presidente y CEO de la Asociación de Hostelería y Restaurante de Pensilvania, que en cambio aboga por cierre de establecimientos problemáticos.

Chuck Moran, quien dirige la Asociación de Bebidas y Tabernas con Licencia de Pensilvania, pidió al estado que desarrolle un paquete de rescate para la industria.

“Sin ayuda, veremos que más restaurantes y tabernas de pequeños negocios no sobrevivirán”, dijo Moran.

Los retrocesos son los primeros que la administración ha anunciado desde que comenzó a reabrir los condados en mayo. Todos los condados se encuentran actualmente en la fase “verde” menos restrictiva, aunque ahora se requieren máscaras para la mayoría de las personas en los espacios públicos.

Wolf, quien había recibido fuertes  críticas por parte de los republicanos por imponer restricciones a nivel estatal en lugar de permitir que los condados tomen sus propias decisiones de salud pública, el mes pasado declaró que la respuesta de Pensilvania a la pandemia fue un éxito. Dijo que el “plan de reapertura gradual y medido” de su administración le había ayudado a evitar el destino de otros estados, que estaban experimentando picos en nuevos casos a medida que reabrieron.

Pero en las últimas semanas, los casos de coronavirus han aumentado constantemente en ciertos condados, especialmente Filadelfia y Allegheny.

En la conferencia de prensa del miércoles, Wolf señaló tres razones para los picos: algunas personas están ignorando  el requisito de máscara del estado, contrayendo y propagando el virus sin saberlo; los viajes, incluyendo a estados muy afectados, han aumentado a medida que las personas toman vacaciones de verano; y la “falta de un plan de coordinación nacional”, como él lo llamó, lo que llevó a algunos estados desde el principio a imponer pocas restricciones, lo que provocó oleadas alarmantes allí ahora.

“Hicimos todo lo que deberíamos haber hecho”, dijo Wolf. “Fuimos responsables y sin embargo, en este momento estamos pagando un precio”.

David Rubin, pediatra y director de PolicyLab en el Hospital Infantil de Filadelfia, dijo en la conferencia de prensa del miércoles que hay evidencia “extremadamente clara” de que el resurgimiento de la enfermedad se está moviendo rápidamente a la región noreste del país. Dijo que el rastreador de virus del hospital ha mostrado “aumento de actividad de la enfermedad” en los condados de Nueva Jersey y Pensilvania que rodean a Filadelfia y un mayor riesgo de transmisión en todo el estado.

“En pocas palabras, ahora estamos viendo una transmisión comunitaria generalizada en toda el área del noreste”, dijo Rubin. “Es de suficiente preocupación ahora que si no actuamos decisivamente en las próximas seis semanas, es posible que no estemos en el terreno favorable en el que esperábamos estar … para asegurarle al público que abrir las escuelas será seguro después del Día del Trabajo”.

Wolf también formuló las nuevas restricciones como una forma de asegurar que se disminuyan los recuentos de casos para que las escuelas puedan reabrir de manera segura para la instrucción en persona.

“Necesitamos cortar esto de raíz”, dijo, “para que tengamos la oportunidad de llegar a un punto en el que los padres se sientan cómodos y seguros de poder enviar a sus hijos a la escuela”.

En el pico de los nuevos casos en abril, Pensilvania confirmó 2,000 nuevos casos de virus en un día. En junio, eso se había reducido a 300 o 400 nuevos casos por día.

Pero los casos han vuelto a aumentar, llegando a un poco más de 1,000 en un solo día la semana pasada y 994 el miércoles.

Nota de la editora: Este artículo se publicó originalmente en inglés y fue escrito por Angela Coulombis para WHYY. Fue traducido por Solmaira Valerio y editado por Gabriela Rivera  para Kensington Voice

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre mobilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here