No hay alivio del coronavirus para los trabajadores indocumentados detrás del boom de la construcción de Filadelfia
Rachel Wisniewski/WHYY

COVID-19. No hay alivio del coronavirus para los trabajadores indocumentados detrás del boom de la construcción de Filadelfia

OSCAR LOPEZ se mudó a Filadelfia hace 13 años y, como tantos otros en su ciudad adoptiva, él está sintiendo el dolor de una economía congelada ahora mismo. Pero a diferencia de muchos residentes de Filadelfia, no puede acceder a gran parte de la asistencia pública destinada a aliviar la herida.

López opera un pequeño negocio de remodelación y mantenimiento residencial, donde emplea a tres hombres, quienes también son inmigrantes de Guatemala. Hasta que la pandemia del coronavirus se extendió por toda la región y el gobernador Tom Wolf emitió una orden de suspensión de trabajo estatal, el pequeño equipo hacía un negocio constante.

“Teníamos trabajos que habíamos empezado, pero no podíamos regresar a las casas para terminarlos”, dijo López. “Si no terminamos, no nos pagan”.

Ni López ni ninguno de sus trabajadores tienen la documentación legalmente requerida para vivir en los Estados Unidos. Eso significa que no pueden acceder a los pagos directos o a los beneficios de desempleo aumentados disponibles a través del estímulo federal de $2.2 trillones.

En ausencia de cualquier red de seguridad, López está haciendo lo mejor que puede para su equipo. Llamó a los propietarios de sus empleados individualmente y negoció con ellos, convenciéndolos de posponer los pagos de rentas. Pero incluso ese poco de ayuda sólo empuja la deuda más adelante.

“La renta que no se paga ahora tendrá que ser pagada”, dijo López.

Las luchas de López y su pequeño negocio destacan los peligros a los que se enfrentan los trabajadores indocumentados que han contribuido poderosamente al boom de la construcción y el desarrollo de Filadelfia, especialmente en los barrios residenciales donde equipos como el suyo han rehabilitado miles de viviendas unifamiliares durante la última década.

A nivel nacional, alrededor del 14% de todos los trabajadores de “construcción y extracción” son inmigrantes sin autorización de trabajo, según el Pew Research Center.

Pero esos trabajadores están más concentrados en sectores particulares de la economía de la construcción. Mientras que los poderosos sindicatos de construcción de la ciudad representan a los trabajadores en los grandes edificios públicos, proyectos de uso mixto y comerciales, los equipos más pequeños dominados por inmigrantes tienden a trabajar en los proyectos de cambio de uso más modestos que definen los barrios cambiantes de la ciudad.

“Una parte significativa de los trabajos de construcción más pequeños en la región, y en el país, es hecha por la gente que está en el país ilegalmente”, dijo Domenic Vitiello, profesor asociado de City and Regional Planning en la University of Pennsylvania.

Emilio García Castro coordina entrenamientos de salud y seguridad para la organización sin fines de lucro PHILAPOSH, y trabaja con trabajadores inmigrantes que a menudo enfrentan riesgos en los sitios de trabajo. Estos trabajadores, típicamente no sindicalizados, tienen poca capacidad para empujar hacia atrás contra empleadores sin escrúpulos, dijo Castro. Si los miembros del equipo no tienen documentación, ellos tienden a desconfiar de las autoridades gubernamentales que de otro modo podrían ayudar con condiciones de trabajo inseguras.

Castro dijo que el cierre del coronavirus no ha impedido que todos los trabajadores que conoce se reporten a los sitios de trabajo. Muchos de los que todavía están en el trabajo tienden a estar haciendo el trabajo de interior para evadir a las autoridades, él dijo.

“A menos que sea un equipo de estructura que esté estrictamente afuera, no se pararán”, dijo Castro, quien solía ser miembro de la Carpenters Union.

Un equipo que él recientemente vio arrancando tejas de un techo en el norte de Filadelfia estaba trabajando afuera exponiendo a los trabajadores al virus mortal y otros peligros, él dijo.

“No tenían protección de seguridad, ni protección contra caídas, y esto fue sólo hace unos días, cuando se suponía que los trabajos se habían detenido”, dijo Castro.

Alfredo Aguilar es originalmente del área de La Ceiba en Honduras, y ahora vive en el sur de Filadelfia con su esposa y sus tres hijos. Él entiende la atracción al trabajo incluso cuando se supone que la ciudad está en cierre.

“Todos queremos trabajar”, dijo Aguilar, quien trabaja a través de Mexcon, una empresa contratante general dirigida por inmigrantes. “Tenemos que pagar la renta, si no lo hacemos, nos echarán a la calle con nuestras familias, nuestros hijos”, él dijo.

Los trabajadores de Mexcon todavía están esperando ser pagados por los trabajos que comenzaron, pero legalmente se les impide terminar, el mismo lío Lopez está atrapado en.

Aguilar le preocupa que sin acceso a los programas de asistencia de emergencia creados para ayudar a los que están sin trabajo debido a la pandemia, sus hijos se quedarán sin nada, a pesar de que son ciudadanos estadounidenses.

La mayor parte de la red de seguridad social de los Estados Unidos es inaccesible para aquellos que no tienen ciudadanía. Esto pone a las familias de estatus mixto como la de Aguilar en una situación precaria. Los números de Social Security son necesarios para acceder a los beneficios del seguro de desempleo y muchos de los beneficios de atención médica disponibles a través de la Affordable Care Act.

Bajo el presidente Donald Trump, el gobierno federal ha intensificado sus esfuerzos para evitar que los inmigrantes indocumentados accedan a la red de seguridad. Esas medidas de exclusión se incluyeron en el estímulo de la pandemia de $2.2 trillones.

Ahora las regulaciones están obligando a los trabajadores inmigrantes a seguir trabajando ante los peligros del coronavirus porque no tienen otros medios para mantenerse a sí mismos.

“Se están lastimando a sí mismos y nos están lastimando a nosotros porque si se enferman, digamos que todos tengamos que ir al mismo mercado”, dijo Castro. “Ahora entro en contacto con uno de ellos, tal vez uno de ellos estornuda, me enfermo. Pero no los culpo. Si no trabajan, se quedan sin suerte”.

Las autoridades de Filadelfia dicen que el gobierno de la ciudad está ofreciendo ayuda donde pueda. La administración del alcalde Jim Kenney, en colaboración con Philabundance y otros socios privados, está distribuyendo alimentos gratuitos por toda la ciudad y permitiendo que cualquier persona que necesite recoja cajas sin mostrar documentación o identificación.

La ciudad también estableció el PHL COVID-19 Fund, que está proporcionando fondos a organizaciones sin fines de lucro que sirven a las poblaciones inmigrantes y están luchando con sus fuentes de ingresos normales.

“Estamos recaudando dinero para el fondo COVID, que está suministrando recursos a organizaciones que tradicionalmente encargan y sirven a esa comunidad”, dijo el alcalde Kenney. “No hay nada que la ciudad pueda hacer desde el punto de vista de la compensación por desempleo, pero seguiremos tratando de servirles a través de estas organizaciones sin fines de lucro y cualquier otro servicio que la ciudad pueda ofrecer”.

Las personas entrevistadas en esta historia dijeron que desconocían los programas de asistencia de la ciudad.

Para López y sus tres empleados, cada uno de los escasos días de trabajo presenta una opción. Su esposa tiene lupus, y cuando él va y viene, toma precauciones extremas para desinfectarse a sí mismo y todo lo que trae.

“Me encantaría quedarme en casa el 100% [del tiempo] por mi esposa”, él dijo. “Pero realmente, si me [quedo en casa] al 100%, ¿qué les va a pasar a mis chicos?”.

Nota de la editora: Este artículo fue originalmente publicado en inglés por Jake Blumgart y Laura Benshoff para Plan Philly. Fue traducido por Diana Cristancho y editado por Zari Tarazona para Kensington Voice.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here