Foto ilustrativa Pexels.

El miércoles 12 de mayo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) le otorgó la Autorización de Uso de Emergencia (EUA por sus siglas en inglés) a la vacuna de Pfizer-BioNTech para prevenir COVID-19 en niños de 12- 15 años. La noticia, alegró a muchos, incluyendo a la doctora Johanna Vidal-Phelan, Directora Médica en Pediatría del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, División de Seguros Médicos.

Maravillas de la Ciencia 1
Johanna Vidal-Phelan, Directora Médica en Pediatría del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, División de Seguros Médicos.

Muchos centros de vacunación comenzaron a vacunar a los niños al día siguiente. “Como doctora y madre, quiero dejarle saber al público que la vacuna es segura, eficiente y efectiva y que es una herramienta para protegernos del virus”. Por cierto, hizo una cita para su hijo de quince años pocos días después del anuncio, y ya está vacunado.

Comenta que algunos adolescentes han esperado con ansiedad este momento. En su opinión ellos ven la vacuna como una razón de esperanza, de volver a sus rutinas anteriores, poder jugar con sus amigos, ir a la escuela, y participar en deportes. “El vacunarse los hace sentir seguros de regresar a estas actividades”.

La doctora reconoce que algunos padres tienen dudas y preguntas. Los estudios indican que “la vacuna no les puede dar el virus, no causa problemas de reproducción o infertilidad, no daña el ADN y no afecta la pubertad”. Los efectos secundarios observados en los niños son similares a los adultos e incluyen fiebre, dolor del cuerpo, dolor de cabeza, y dolor e irritación en el sitio de la inyección. “Es mejor tratar estos efectos que arriesgarse a que les dé el virus”.

Añade que aun cuando a ellos les da el virus con menos complicaciones severas que a los adultos, la realidad es que 3.8 millones de niños en los Estados Unidos han contraído COVID-19. Muchos de ellos presentan síntomas leves, pero otros requieren hospitalización y más de 3,700 han desarrollado el Síndrome Inflamatorio Multisistémico (MIS-C) una condición seria que ha causado la muerte de 35 niños. La mayor parte de los niños con MIS-C, un 63%, son latinos o negros.

A los padres que no están seguros si vacunar a sus hijos les recomienda que llamen a su pediatra o médico de familia y les hagan preguntas. En el momento se están haciendo estudios clínicos para niños más pequeños y también se están investigando las vacunas de Moderna y Johnson & Johnson. La Dra. estima que antes del fin del año, niños más jóvenes serán elegibles para vacunarse. “La vacuna es el paso número uno para que los niños regresen totalmente a la escuela, para reunirnos como familia más tarde en el año y regresar a nuestras vidas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here