Imagen de archivo de una prueba de COVID. (Foto: EFE/Archivo)

Me gusta que muchos de ustedes quieran ver disminuir, y en lo posible terminar las muertes provocadas por el Virus y esta nueva variante llamada Delta. Pero los gobernadores de los estados rojos del sur están haciendo poco o nada para proteger a sus ciudadanos.

Los hospitales en estados como Luisiana, Texas, Arkansas, Florida y otros, están experimentando un aumento increíble de pacientes y muchos de ellos son mucho más jóvenes que los que vimos en 2020. Además de esto, las escuelas se están preparando para abrir, y Texas y Florida no permitirán que las escuelas exijan el uso de las mascarillas a los estudiantes. Seguiremos viendo juntas escolares en estos estados desafiando las órdenes de los gobernadores, y probablemente terminarán en los tribunales y ganen sus demandas.

Recientemente, el gobernador de Texas ha estado pidiendo personal médico externo mientras su sistema médico está al borde del colapso. En cambio, debería haber estado cerrando negocios y reuniones de grupos grandes, y exigiendo que todos usaran mascarillas. El gobernador de Arkansas ha tomado una última medida para revocar su propia legislación que prohíbe el uso de las mascarillas y ahora está instando a todos a que se vacunen y usen el cubrebocas.

Pronto las Fuerzas Armadas exigirán que todo el personal sea vacunado y muchas grandes corporaciones exigirán esto de sus empleados. Incluso FOX News, que apoya la retórica anti-vacunas, exige que todos los empleados estén vacunados. Para los clubes deportivos y para los negocios es importante vacunar a sus empleados. No quieren perder personal clave a manos del COVID en momentos críticos para la recuperación de la economía. Esta pérdida de personal esencial afectará negativamente al margen del beneficio de muchas empresas.

Está claro que incluso aquellos que están vacunados pueden continuar propagando el virus y es por eso que todos debemos usar las mascarillas y quizás contribuir a salvar una vida. Sin embargo, molesta que nuevamente se esté presionando al personal médico en estos estados para que mitigue el daño por las decisiones equivocadas de los políticos.

Nosotros, como opinión pública deberíamos exigir que los gobernadores pasen 48 horas en una unidad UCI en un hospital lleno de pacientes de COVID moribundos. Necesitamos que vean las caras de los que mueran, que vean toda la fatiga y el esfuerzo hecho por el heroico personal médico de los hospitales. Que asistan personalmente a las familias de los fallecidos y les hablen sobre sus muertos, y se sienten allí con ellos e intenten consolarlos y al mismo tiempo que les expliquen por qué no implementaron programas más agresivos para proteger a sus familiares.

No creo que nuestros políticos tengan el valor para enfrentar la miseria que han ayudado a crear. Nuestro país está perdiendo ciudadanos que van a hacer mucha falta, y que están muriendo porque los gobernadores juegan a la política con la vida de nuestros seres queridos.

No importa donde viva usted, debe llamar a sus funcionarios elegidos y exigirles que hagan todo lo que esté en sus manos para salvar más personas. Cada vida humana es invaluable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here