La Junta de Educación se aleja del plan de reapertura después de una reacción adversa durante una reunión del maratónica

The Notebook

Bombardeados por criticas incesantes de parte de padres, directores y maestros durante seis horas, la junta escolar de Filadelfia retrasó la votación de un plan que pedía que los estudiantes asistieran a algunas clases en persona este otoño. Después, el superintendente William Hite pidió más tiempo para reconsiderar sus recomendaciones.

La decisión de la junta del jueves —o la falta de ella— arroja el plan de reapertura del Distrito Escolar de Filadelfia al caos, poco más de un mes antes de que la escuela comience. La junta votó 6-2 después de la medianoche para recesar esta reunión y volver a reunirse en una semana para votar sobre un nuevo enfoque de reapertura.

El jueves se hizo la primera investigación abierta del plan educativo “híbrido” del Distrito, que requiere que la mayoría de los estudiantes asistan a clases en persona dos días a la semana y aprendan en línea los tres días restantes.

En una reunión maratónica de la junta escolar que comenzó a las 4 p.m. y se extendió hasta la madrugada del viernes, los oradores publicos rechazaron abrumadoramente el plan del Distrito. Casi todos los que testificaron —muchos de ellos empleados del distrito o padres— exigieron que las escuelas comiencen el año completamente en línea.

Fue, en resumen, una reunión histórica en el camino hacia un año escolar histórico, uno cuya forma eventual se volvió más turbio después de horas del comentario públicos.

El debate sobre la reapertura de la escuela se ha apoderado de Filadelfia y gran parte del país por semanas. Algunos pediatras han implorado a las escuelas para que vuelvan a abrir, citando el posible costo académico y emocional de los estudiantes, así como el daño económico causado por el cierre de escuelas a largo plazo. El presidente Donald Trump también ha presionado a los distritos para que reabran completamente, amenazando con retener fondos si permanecen virtuales.

Sin embargo, existen riesgos claros asociados con el aprendizaje cara a cara en medio de una crisis de salud generacional. Las escuelas podrían convertirse en vectores de propagación de enfermedades, especialmente entre los estudiantes mayores. Y en un distrito que ha luchado por reducir el asbesto, los maestros se preguntan si sus edificios escolares antiguos estarán lo suficientemente limpios y ventilados.

Mientras que los recuentos de casos y las tasas de pruebas positivas han disminuido en Filadelfia desde sus alturas de mediados de abril, el país en general ha visto un aumento reciente en los casos de coronavirus. Filadelfia también ha visto un aumento “modesto” de los casos en los últimos días, dijo el comisionado de salud de la ciudad, Dr. Tom Farley.

Varios distritos escolares grandes, incluyendo Los Ángeles, San Diego y Baltimore, recientemente decidieron llevar a cabo todas las clases virtualmente, al menos para comenzar el año escolar.

‘Lo peor de ambos mundos’

La avalancha de condenas incluyó un esfuerzo coordinado por parte de directores y subdirectores para expresar su disgusto.

El sindicato que representa a los administradores de edificios escolares se opone al regreso a clases en persona por al menos los primeros dos meses del año escolar. Aproximadamente una docena de miembros del sindicato expresaron su oposición, una reprimenda inusual y pública de los miembros del personal encargados de ejecutar el plan del Distrito.

“Soy la cuidadora de dos niños pequeños y un cónyuge discapacitado”, dijo Olivia Jones, subdirectora de la Escuela Primaria John Marshall en Frankford. “¿Quién me cuidará si me enfermo? ¿Qué palabras insignificantes le dirán a mi familia si muero?”

Varios padres también criticaron la opción de academia digital del distrito, que permitiría a los estudiantes asistir a la escuela completamente en línea. Muchos dijeron que se oponian al hecho de que los estudiantes de la academia no necesariamente serían instruidos por maestros de sus escuelas de origen. 

Otros sintieron que la idea del Distrito de una semana dividida se quedó corta académicamente mientras dejaba a los padres en una situación similar a la primavera, cuando muchos lucharon por equilibrar el trabajo y ayudar a sus hijos con la escuela en línea.

“El plan actual es verdaderamente el peor de ambos mundos”, dijo Emma Connolly, maestra en el sur de Filadelfia.

El testimonio unilateral estuvo en desacuerdo con las encuestas recientes realizadas por el Distrito y el sindicato de maestros que mostraron que una pluralidad de padres y maestros preferían algún tipo de modelo híbrido. Hace tan solo 10 días, la Federación de Maestros de Filadelfia dijo que el aprendizaje híbrido era el enfoque preferido de sus miembros.

Algunos de los oradores públicos dijeron que el reciente aumento en los casos a nivel local, junto con el aumento de casos nacionales, cambió su opinión. Otros argumentaron que, tras una investigación más detallada, el enfoque híbrido no ofrecía el tipo de beneficios que habían previsto.

Incluso otros, muchos de ellos educadores, centraron su oposición en el mismo Distrito, señalando que incluso en tiempos normales, el sistema de escuelas públicas de Filadelfia, el cual tiene faltos de liquidez, rutinariamente no logran mantener sus edificios escolares antiguos.

“Básicamente se espera que confiemos en la capacidad del Distrito para asegurar equipos de protección personal (EPP) adecuados y mantener protocolos de limpieza cuando nunca han tenido la capacidad de hacer que los edificios escolares sean marginalmente seguros”, dijo la madre Sonia Rosen.

Cualquiera que sea la justificación, el mensaje sonó fuerte: Los padres, los maestros y los directores de Filadelfia no sienten que el distrito puede reabrir las escuelas para el aprendizaje presencial, tal y como estaba previsto, el 2 de septiembre.

‘Las consecuencias de eso son de por vida’

Contra esta ola, Hite y el Dr. Farley reunieron una defensa para el modelo híbrido.

Un estudio reciente encargado por el Departamento de Educación de EE. UU. argumentó que un enfoque híbrido era la mejor manera de hacer alguna instrucción en persona y al mismo tiempo mantener la distancia física entre los estudiantes y el personal. Hite dijo que otro año de educación en línea, además del aprendizaje virtual que terminó el último año escolar, conduciría a déficits de aprendizaje masivos y un montón de estrés adicional en los hijos de los trabajadores esenciales.

“Tenemos que pensar constantemente en lo que está sucediendo con nuestros jóvenes más vulnerables”, dijo Hite.

La Academia Americana de Pediatría ha dicho que “todas las consideraciones de política para el próximo año escolar deben comenzar con el objetivo de tener estudiantes físicamente presentes en la escuela” para el óptimo desarrollo y bienestar de los estudiantes.

Farley dijo que la evidencia científica sugiere que las escuelas podrían reabrirse de manera segura con los protocolos de limpieza y distanciamiento en el plan del Distrito Escolar. Instó al público a sopesar los riesgos de la reapertura contra los riesgos de dejar que 125,000 estudiantes pasen meses o años sin instrucción en persona.

“Nos preocupa un poco que los niños se retrasen en su educación durante años cruciales, porque es posible que nunca se pongan al día”, dijo. “Las consecuencias de eso son de por vida”.

Esos argumentos, sin embargo, no influyeron en las puntuaciones de los oradores que testificaron durante una sesión maratónica que duró más que cualquier reunión de la junta escolar en la memoria moderna.

Entre los miembros de la junta escolar, Angela McIver, que también es madre del Distrito, fue la más  vociferante en su oposición. McIver argumentó que la continua transmisión comunitaria del coronavirus, combinada con una escasez de pruebas y rastreo, hacía simplemente demasiado peligroso reabrir las escuelas.

“Acabamos de presenciar seis horas seguidas de llamadas casi unánimes para abrir escuelas con aprendizaje virtual”, dijo McIver. “Insto a la junta a rechazar este plan de reapertura”.

Ella y el miembro de la junta Lee Huang votaron en contra de la moción de receso por una semana. Otros miembros de la junta dijeron que consideraban prudente darle a la administración más tiempo para refinar sus planes.

El Distrito abrió el registro para la academia digital el miércoles, diciendo que las familias tenían hasta el 4 de agosto para elegir la opción totalmente virtual. En las primeras 24 horas, 2,000 familias se habían inscrito.

Más temprano en el día, los funcionarios de la administración dijeron que, según sus encuestas, esperaban que el 20 % de las familias eligieran esa opción.

Hite dijo que el registro permanecerá abierto a medida que su administración regrese a la mesa de dibujo. Si el Distrito se vuelve completamente virtual, los que se inscriban serán enseñados por maestros de sus escuelas de origen con sus compañeros, dijo.

Nota de la editora: Este artículo se publicó originalmente en inglés y fue escrito por Avi Wolfman-Arent para The Notebook. Fue traducido por Solmaira Valerio y editado por Gabriela Rivera para Kensington Voice. 

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre movilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here