El número de inmigrantes que han sido detenidos en la prisión de Cumberland, en el condado de Portland, en Maine, fue en aumento desde el 2016, pero la cifra se disparó significativamente entre junio y diciembre del 2020 tras decretarse el cierre por la pandemia. (Foto: EFE)

Nueva York, EE.UU.- El número de inmigrantes que han sido detenidos en la prisión de Cumberland, en el condado de Portland, en Maine, fue en aumento desde el 2016, pero la cifra se disparó significativamente entre junio y diciembre del 2020 tras decretarse el cierre por la pandemia.

Un total de 156 personas fueron arrestadas y llevadas a esas instalaciones, en el sur de Maine, entre junio y diciembre de 2020 y muchos procedían de otras partes de Nueva Inglaterra (que comprende Maine, Vermont, Nuevo Hampshire, Massachusetts, Connecticut y Rhode Island) y desde allí fueron llevados a otras cárceles en estados del sur.

El número de detenidos por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) entre junio y diciembre es más del doble del total durante el mismo período en 2019 y más de 4 veces los 44 detenidos de ICE durante el 2016, según los datos proporcionados por el alguacil del condado de Cumberland, Kevin Joyce, de acuerdo con el Bangor Daily News.

La información salió a relucir como parte de una demanda presentada la pasada semana por la Unión de Libertades Civiles (ACLU) de Maine, el Immigrant Legal Advocacy Project y la Clínica de Derechos Humanos y Refugiados en la Facultad de Derecho de Maine.

Los grupos reclaman a ICE que les entregue datos sobre el uso que hace la agencia de la cárcel en Cumberland y sobre un centro de detención que ha propuesto desde el 2019 para el de Scarborough.

La demanda fue presentada luego de la que la agencia no respondiera a las solicitudes de registros públicos, de acuerdo con los demandantes.

Anna Welch, directora de la Clínica de Derechos Humanos y Refugiados de la Facultad de Derecho de Maine, que atiende a inmigrantes en Maine, entrevistó a varios de los que fueron llevados a Cumberland y descubrió que la mayoría «no tenían conexión con Maine».

El Servicio de Inmigración pagó cientos de miles de dólares a la Oficina del Sheriff del condado de Cumberland por los detenidos, que por lo regular llegaban jueves, viernes o sábados y permanecían allí tres o cuatro días antes de ser llevados a otras prisiones, que enfrentaban altas tasas de la covid-19, según datos de la demanda, recuerda el periódico.

Desde la llegada del demócrata Joe Biden a la Presidencia este año, sólo ha habido un arrestado de ICE en la cárcel de Cumberland, destaca el rotativo.

Los defensores creen que la instalación propuesta por ICE para Scarborough, a la que se oponen sus residentes, podría convertirse en la instalación principal de detención en Maine y ya cuenta con el aval de la junta de planificación de la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here