El sistema de desempleo de PA se duplica por la oleada del Covid19

0
(Tim Tai/The Inquirer)

Cada día de la semana pasada, Shawn McCreary se estableció en una nueva y extraña rutina.

En lugar de ir a su trabajo en Mechanicsburg como un maestro sustituto de educación especial, McCreary levantó el teléfono y comenzó a llamar a la línea directa de compensación por desempleo del Pennsylvania Department of Labor and Industry, con la esperanza de comunicarse con alguien que pudiera ayudarlo.

Su renta sería debida el primero de abril y había menos de $200 en su cuenta bancaria.

El jueves, llamó 143 veces antes de que la línea se conectara, sólo para estar en espera por casi tres horas. Después la llamada cayó. Las oficinas parecían haber cerrado por el día.

McCreary es uno de los más de 830,000 residentes de Pensilvania que en las últimas dos semanas se han encontrado abruptamente sin trabajo o ingresos después del cierre estatal de las escuelas y todos los negocios, excepto los que “mantienen la vida”, decisiones destinadas a frenar la propagación del coronavirus.

A partir del viernes pasado, el número de nuevos reclamos de desempleo presentados desde el cierre superó el total de todo 2019. Eso ha puesto una carga sin precedentes en un sistema de compensación por desempleo que ya tenía poco personal, que estaba mal preparado para manejar la oleada.

El lunes, las autoridades dijeron que partes del sistema estaban funcionando mal, un problema que parecía persistir hasta la tarde.

El Department of Labor and Industry dijo que emplea a 183 examinadores de reclamos y 109 entrevistadores de admisión dentro de su división más grande de compensación por desempleo. Eso es aproximadamente 220 puestos menos que en el mismo tiempo en 2016, según una evaluación de los datos salariales, el año una pelea entre el gobernador demócrata Tom Wolf y el Senado liderado por los republicanos destripó las operaciones.

Ese año, un fondo estatal especial establecido para ayudar a que el departamento cumpla con los estándares federales iba a expirar. Justo unos días antes de navidad, los republicanos se negaron a votar un proyecto de ley con $57.5 millones en lo que la administración de Wolf dijo que era necesitaba fondos.

El fondo especial se estableció en 2013 después de que funcionarios federales acusaron a Pensilvania de no pagar adecuadamente los reclamos de beneficios de desempleo dentro de un plazo aceptable. Los defensores recuerdan las líneas del centro de llamadas obstruidas por horas, y los solicitantes se quedaron sin otro recurso, pero ir a las oficinas físicas.

Sin una votación sobre el proyecto de ley, el departamento eliminó más de 500 puestos y cerró tres centros de servicio.

En los meses que siguieron, 312,000 residentes que intentaron comunicarse con los centros de llamadas de compensación por desempleo recibieron una señal de ocupado más del 99% del tiempo, el auditor general Eugene DePasquale encontró en abril de 2017. En una auditoría, descubrió que el departamento no había tenido debidamente en cuenta su financiación durante varios años.

Mientras se han restablecido algunos fondos y personal, sólo sé volvió a abrir un centro de servicio y el departamento permanece muy por debajo de los niveles de personal anteriores.

Steve Catanese, presidente de SEIU Local 668, un sindicato de servicios sociales que representa a muchos de los empleados laborales e industriales del estado dijo que el sistema nunca se ha recuperado de 2016.

Incluso si el departamento tuviera “cinco veces más personal”, dijo Catanese, todavía cree que “estaría sobrecargado”.

El Department of Labor and Industry dijo el domingo que tiene la intención de agregar 100 nuevos empleados y continuará expandiéndose según sea necesario.

“Literalmente de la noche a la mañana, saltamos a nuestra mayor cantidad de reclamos por beneficios de desempleo”, dijo Penny Ickes, una portavoz de la agencia, en un correo electrónico. “Estamos aumentando nuestras operaciones lo más rápido posible mientras equilibramos el importante trabajo de ayudar a los residentes de Pennsylvania a solicitar beneficios de desempleo”.

Ickes alentó a las personas a presentar reclamos en línea en lugar de llamar, reconociendo que hay tiempos de espera más largos de lo normal. Jerry Oleksiak, secretario del Department of Labor and Industry, dijo a los reporteros el lunes que no podía decir cuántos más personal se necesitaría.

“Esa es una pregunta muy difícil de responder”, él dijo, y se negó a proporcionar un número exacto, y agregó: “Estamos mirando todo lo que podemos para responder a la situación en la que estamos”.

“Queremos proporcionar a las personas con respuestas, queremos proporcionarles el desempleo al que tienen derecho y estamos haciendo todo lo que podemos para llegar allí lo más rápido posible”, dijo Oleksiak.

El departamento no dijo cuántos de los 830,000 reclamos habían sido aprobados o denegados, o que aún están pendientes de revisión. Ickes dijo que no ha habido pagos de beneficios retrasados ​​o perdidos o interrupciones importantes del sistema como resultado de crecientes reclamos. Ella dijo que puede tomar de dos a cuatro semanas para que alguien reciba un pago.

Sin embargo, los trabajadores desempleados describieron la frustración y el pánico la semana pasada mientras luchaban por presentar reclamos, y los servicios en línea, de correo electrónico y de teléfono no proporcionaron ayuda.

Spotlight PA revisó las capturas de pantalla de los registros de llamadas de los trabajadores y otras imágenes que mostraban largos tiempos de espera y problemas en el portal en línea. Un correo electrónico automatizado de la mesa de ayuda de compensación por desempleo, por ejemplo, dice que espera hasta una semana para una respuesta.

Los depósitos directos programados se retrasaron, dejando a algunos con pagos faltados de renta, servicios públicos y facturas telefónicas, dijeron algunos residentes de Pennsylvania sin trabajo. Algunos describieron repetidamente siendo expulsados del portal en línea y del chat en vivo cuando intentaron iniciar sesión. Otros presentaron reclamos en línea, sólo para ser dichos que el sistema no tenía registro de la aplicación o del número de Social Security necesario para iniciar sesión.

McCreary solicitó el desempleo el 13 de marzo, y más de dos semanas después, el sábado, se le informó por teléfono que su reclamo sería aprobado.

“Toda esta semana ha sido un ataque de ansiedad cada día”, dijo McCreary, de 35 años. “Antes de hacer un llamado para cerrar los negocios de todo el estado, espero que alguien hubiera dicho: ‘¿Tenemos un plan para que la estructura de apoyo maneje este influjo?’ Alguien debería haber anticipado esto”.

Anthony Jackson fue despedido de su trabajo en el condado de Montgomery en febrero, antes de la afluencia de reclamos relacionados con el coronavirus. Cuando llegó la fecha de su pago programado en marzo y se pasó sin que los beneficios de desempleo llegaran a su cuenta bancaria, Jackson intentó ponerse en contacto con el Department of Labor and Industry.

“No se puede entrar en el chat [de compensación por desempleo], no se puede comunicar a nadie por teléfono”, dijo Jackson, quien llamó 40 veces en un día sin obtener una respuesta. “No puede entrar para nada en el sistema para obtener cualquier información adicional”.

Jackson dijo que depende del cheque semanal de aproximadamente $460 para pagar los comestibles, el alquiler y su factura telefónica. En cambio, dijo, “debido a que el pago no se hizo, tengo un par de tarifas de cheques devueltos y no tengo ningún [apoyo] financiero”.

El paquete de estímulo federal de $2 billones firmado por el presidente Donald Trump la semana pasada proporcionará cierto alivio a los trabajadores desempleados, extendiendo el tiempo máximo que pueden cobrar beneficios de 26 a 39 semanas y proporcionando $600 además del pago estándar.

El paquete también evitará que los propietarios desalojen a los inquilinos por pagos atrasados ​​del alquiler, pero no perdona las facturas de servicios morosos ni impide que los proveedores de Internet cancelen el servicio.

Los funcionarios estatales aún no saben cómo se distribuirán estos beneficios o cuándo los trabajadores desempleados verán la ayuda adicional.

“Es una situación caótica debido al gran número de despidos”, dijo John Dodds, director del Philadelphia Unemployment Project. “Pero también fue así incluso antes de los despidos”.

Dodds dijo que el sistema de desempleo del estado ya era difícil de usar y dificultaba que las personas con preguntas o problemas recibieran ayuda. Esto es especialmente problemático ahora, él dijo, para los trabajadores que no tienen acceso a Internet y necesitan usar el teléfono para solicitar beneficios.

“Sería mucho más comprensivo si no supiera que esta era la situación antes del coronavirus”, dijo Dodds. “Realmente no es aceptable tener una agencia estatal de la que dependen las personas para sus sustentos y no pueden ser contactados cuando hay un problema”.

Nota de la editora: Este artículo fue originalmente publicado en inglés por Rebecca Moss para Spotlight PA y The Inquirer. Fue traducido por Diana Cristancho y editado por Zari Tarazona para Kensington Voice.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here