COVID-19 Poner una pausa en la “fase verde”

Melissa Mitman / METRO

Filadelfia no se trasladará completamente a la fase verde del estado el viernes, como se planeó originalmente en medio de un aumento en el recuento de casos de coronavirus en los Estados Unidos y un ligero aumento local, dijeron el martes los líderes de la ciudad.

Los comedores interiores y los gimnasios, que estaban programados para reabrir, tendrán que esperar al menos hasta el 1 de agosto, mientras que los museos, bibliotecas y centros comerciales cerrados pueden comenzar a operar con restricciones el viernes.

El comisionado de salud Thomas Farley dijo que la ciudad no está en curso de alcanzar todos sus objetivos para la transición a la fase verde.

“Siempre es un acto de equilibrio difícil, y sentimos que esta es la decisión correcta en este momento, pero es algo que vamos a tener que seguir evaluando a medida que avanzamos”, él dijo.

La ciudad ha estado promediando más de 100 casos por día, por encima de su objetivo de menos de 80. Los funcionarios también querían ver una disminución de cuatro semanas en las pruebas positivas; sin embargo, los recuentos de casos experimentaron un pequeño aumento la semana pasada en comparación con la semana anterior.

Filadelfia registró 142 nuevas infecciones por COVID-19 el martes y cinco muertes adicionales. Desde el comienzo de la pandemia, 26,133 residentes de la ciudad han dado positivo y 1,584 han muerto.

Farley dijo que las personas que están contrayendo el virus ahora tienen una mayor probabilidad de ser adolescentes y adultos jóvenes. En las últimas dos semanas, el 34 por ciento de los casos de la ciudad han sido en personas menores de 30 años, en comparación con el 20 por ciento de la epidemia en su conjunto.

“Se ha relacionado con eventos sociales y con viajes y particularmente viajes a la costa de Jersey”, dijo Farley.

Los rastreadores de contactos han entrevistado a un número significativo de personas que recientemente compartieron una casa de playa o socializaron con otros en bares y restaurantes en la playa, él dijo.

Nueva Jersey recientemente retrasó los planes para permitir comedores interiores, y el condado de Allegheny, que incluye Pittsburgh, terminó el consumo de alcohol en el lugar en bares y restaurantes.

Farley dijo que es más probable que el virus se propague en interiores, especialmente cuando las personas no pueden usar máscaras porque están comiendo y bebiendo. Los que van al gimnasio también tienden a respirar fuertemente mientras hacen ejercicio, lo que también podría conducir a una mayor propagación, él agregó.

Los restaurantes podrán seguir ofreciendo comida para entrega, comida para llevar y comedores al aire libre.

Los casinos también pueden abrir el viernes, pero no pueden ofrecer alimentos, bebidas o permitir que los clientes fumen. El único casino de Filadelfia es Rivers Casino, anteriormente SugarHouse, y no se sabe cuándo planea reabrir.

Farley dijo que la decisión de la ciudad fue informada por el aumento en el número de casos en todo el país, incluyendo en Pensilvania, Nueva Jersey y Delaware.

En general, las infecciones en los Estados Unidos aumentaron al menos un 43 por ciento en junio, y las muertes aumentaron un 20 por ciento, según un recuento de Reuters.

En algunos estados, incluyendo Florida y Texas, los casos aumentaron más del doble y, en Arizona, las pruebas positivas aumentaron casi un 300 por ciento.

“Creemos que es mejor para nosotros ser cautelosos ahora que, como Texas y Florida, abrir restaurantes y arrepentirnos más tarde”, dijo Farley.

Los aumentos significativos en Filadelfia podrían resultar en retrocesos, incluyendo la prohibición de algunas actividades que actualmente están permitidas, dijeron los funcionarios.

“No seremos una economía completamente reanudada hasta que tengamos una vacuna”, admitió Farley.

Dijo que es “bastante optimista” sobre el desarrollo de una vacuna y dijo que está seguro de que se implementará en 2021, posiblemente a principios de año.

A fines de la semana pasada, el alcalde Jim Kenney firmó una orden ejecutiva que ordena que las personas usen máscaras en cualquier espacio público de interior y exteriores si hay menos de 6 pies entre personas de diferentes hogares.

Es demasiado pronto para saber si la medida ha tenido algún efecto, dijeron los funcionarios el martes. La orden no está siendo ejecutada por la policía.

Ha habido cierta confusión acerca de cómo Filadelfia encaja en el plan de reapertura del estado con códigos de colores. El estado ha considerado que la ciudad está en la fase verde desde el viernes pasado, aunque hay muchas más restricciones.

“Lo llamamos verde, pero preferiría que la gente se concentre menos en el color y más en qué actividades están permitidas y cuáles no se permiten”, dijo Farley.

Farley dijo que los líderes estatales respetaron la decisión anunciada el martes de retrasar la relajación de algunas restricciones. La ciudad ha dicho que puede ser más restrictiva de lo que se exige en el plan estatal.

Nota de la editora: Este artículo se publicó originalmente en inglés por Jack Tomczuk para METRO. Fue traducido por Solmaira Valerio y editado por Zari Tarazona para Kensington Voice.

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre movilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here