Fotografía personal cedida donde aparece Jimmy Adams, bombero y paramédico de Kentucky, que se negó a vacunarse contra covid, antes de contraer el virus en agosto.(Foto: EFE/Álbum Jimmy Adams)

Houston (TX), EE.UU.- El bombero de Kentucky Jimmy Adams vio de cerca los estragos de la pandemia del coronavirus cuando se desempeñó como paramédico ayudando a cuidar a los enfermos en emergencias, en medio del aumento de casos de covid-19. Conocía a bomberos retirados que murieron por complicaciones de la enfermedad.

Pero su razonamiento fue que eran mayores y probablemente tenían problemas de salud subyacentes, lo que los hacía susceptibles al virus.

“Así es como haces las paces con esas cosas”, dijo Adams, teniente de 51 años. Creía que las precauciones que estaba tomando su departamento lo mantenían a salvo. Pero se negó a recibir una vacuna contra la covid. La razón no era estrictamente política, dijo. Se había cansado del debate sobre las máscaras, la mitigación, la cantidad de casos y las vacunas.

A mediados de agosto, Adams y su esposa, Sara, que estaba totalmente vacunada, dieron positivo para covid. Ella experimentó síntomas leves; sin embargo, él fue hospitalizado con neumonía intersticial bilateral. Su potasio se disparó, causando arritmia cardiaca. Recibió oxígeno durante toda su internación.

“Me equivoqué, dijo Adams días después de recibir el alta. “Sufrí mucho. Ni siquiera sé si voy a sufrir algún efecto a largo plazo. ¿Cambia esto quien soy por el resto de mi vida? No tengo la respuesta”.

Ahora, Adams planea vacunarse tan pronto como su médico lo habilite, después de que se recupere. Aun así, él, como muchos otros bomberos en todo el país, no apoya los mandatos de vacunación contra la covid.

El liderazgo de los bomberos y la base trabajadora están divididos sobre estos mandatos. La International Association of Fire Chiefs ha expresado su apoyo a las vacunas obligatorias. Por el contrario, la International Association of Fire Fighters ha dicho que alienta “fuertemente” a los bomberos a vacunarse, pero no cree que deba ser obligatorio.

Los bomberos, que a menudo son proveedores médicos de emergencia certificados, han estado en el frente de batalla de la pandemia desde el principio. Por eso, funcionarios presionaron para asegurarse de que fueran de los primeros en recibir las vacunas.

¿Por qué, después de haber visto tanto, de haber salvado vidas, todavía se niegan a vacunarse y hasta luchan activamente contra los mandatos?

J.T. Sullivan, bombero en el condado de Wyandotte, Kansas, dijo que si bien tomó precauciones para no llevar a casa el coronavirus cuando su esposa estaba embarazada, creía que la pandemia fue en gran parte “orquestada” por los medios, incluso cuando vio sus efectos en su vida profesional.

Comprendía que algo estaba sucediendo; simplemente no creía que fuera tan malo como se informaba.

Creía que afectaba principalmente a los adultos mayores y a las personas vulnerables. A sus 28 años, no tenía planes de vacunarse hasta que un paramédico de su departamento murió por complicaciones de la covid el 1 de enero. Sullivan se vacunó poco después.

“Simplemente me tomó por sorpresa porque era más joven que mis padres”, dijo Sullivan, quien promueve las vacunas pero también está en desacuerdo con los mandatos.

Varios bomberos dijeron que los socorristas reacios a vacunarse reflejan la variedad de puntos de vista de muchos estadounidenses promedio: algunos ven tanto la pandemia como la vacuna a través de una lente política, algunos creen información errónea y conspiraciones, otros simplemente desconfían de las vacunas y a otros no les gusta que le digan qué tienen que hacer.

Tanto Adams como Sullivan atribuyeron cierta resistencia a las vacunas a tener una personalidad “alfa” y albergar la creencia de que pueden ejercer control sobre lo que les sucede.

El jefe de bomberos de Houston, Samuel Peña, frustrado con la tasa de vacunación de su propio departamento, que calcula en alrededor de 50 %, cree que hay algo de verdad en eso.

“A lo largo de la carrera de un socorrista, ya sea bombero, oficial de policía, médico de emergencias, construyes una mayor tolerancia al riesgo tolerable porque respondes a todo tipo de cosas que ponen tu vida en situaciones peligrosas y la mayoría de las veces sales ileso. El nivel de riesgo aceptable que estamos dispuestos a asumir se encuentra en un umbral diferente al de una persona normal y razonable”, dijo.

Peña dijo que los funcionarios de Houston han discutido la obligatoriedad de la vacunación pese a los esfuerzos del gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, para evitar que escuelas y ciudades instituyan normas de mitigación de covid. La tensa relación de la ciudad con el sindicato de bomberos local podría complicar las cosas.

En otros lugares, estos mandatos han encontrado una feroz resistencia.

Un capitán del Departamento de Bomberos de Los Ángeles está bajo investigación después de publicar un vídeo denunciando la “tiranía” de un inminente mandato de vacunación. Según reportó el San Francisco Chronicle, el Departamento de Recursos Humanos de San Francisco recomendó suspensiones de 10 días sin pago para 20 empleados, incluidos siete bomberos, por incumplimiento del mandato de esa ciudad.

Noticias de varias ciudades muestran empleados que cuestionan la legalidad de estos mandatos.

Existe un precedente legal de larga data para la salud pública y los mandatos de vacunas, dijo Sharona Hoffman, profesora de derecho y bioética en la Universidad Case Western Reserve en Cleveland.

“No es cierto que ‘Esto es Estados Unidos y tenemos 100 % de libertad’. Tenemos un millón de leyes y regulaciones que se deben cumplir”, dijo, citando entre ellas las leyes de tránsito y los códigos de vestimenta en el trabajo. “Eso es lo que significa estar en una sociedad civilizada. Eso es lo que se llama el ‘contrato social’”.

Allyson Hinzman, mujer bombero y presidenta del Local 31 de Bomberos de Tacoma en Washington, dijo que los sindicatos locales se oponen al mandato de vacunas del gobernador demócrata Jay Inslee. Hinzman dijo que el mandato fue apresurado y no permite alternativas, como pruebas semanales de covid. Los trabajadores estatales presentaron una demanda este mes contra el gobernador por el mandato.

Los bomberos están amenazando con renunciar en lugar de cumplir con la norma, lo que Hinzman dijo que pondría aun más presión sobre los departamentos con ya poco personal que brinda servicios de emergencia.

Agregó que los bomberos toman precauciones para evitar la transmisión del virus cuando responden a las llamadas. Un estudio de la Universidad de Washington indica que el riesgo de propagación del virus entre los que responden a emergencias y los pacientes es bajo, debido a los protocolos de seguridad que se siguen.

“No se trata de la vacuna”, dijo Hinzman, quien se vacunó. “Se trata de brindarles a nuestros miembros la oportunidad de elegir y tomar decisiones por sí mismos. Estamos en favor de las vacunas, estamos en favor de la seguridad pública, pero solo estamos en contra del mandato”.

Bob McDonald, director ejecutivo del Departamento de Salud Pública de Denver, lo ve de manera diferente y dijo que las vacunas son la única forma de pasar de una pandemia de covid a un problema de salud que, como la gripe, se pueda controlar. Denver ha implementado un mandato de vacunas para todos los empleados de la ciudad, incluidos los bomberos.

“Una de las cosas que creo es muy, muy importante, es hacer que las personas comprendan que estas vacunas, especialmente con la variante delta, ya no son solo para el individuo”, dijo McDonald, y agregó que los hospitales de Denver están al límite, o más allá, de su capacidad debido al aumento de casos de covid. Es responsabilidad de todos mitigar este riesgo para reducir la tensión en el sistema médico de la nación, enfatizó.

Peña dijo que los servidores públicos le deben a los contribuyentes vacunarse, dado que los contribuyentes finalmente son quienes pagan las facturas de las compensaciones laborales u hospitalizaciones.

Incluso si los empleados renuncian en caso de un mandato de vacunación en Houston, dijo Peña, su departamento ha operado durante la pandemia con menos personal debido a que los miembros se ponen en cuarentena después de la exposición o se aíslan debido a una enfermedad. Cuatro bomberos de Houston murieron de covid.

“He estado haciendo esto durante 27 años y les puedo decir que nunca sepulté a un bombero por una muerte durante el cumplimiento del deber a causa de la gripe”, dijo Peña, y agregó que si las muertes hubieran sido por otra misión, el sindicato impulsaría la acción. “El hecho de que se trate de un problema médico no significa que no debamos buscar cómo proteger mejor a nuestros bomberos. La vacuna es una forma de lograrlo”.

Según la National Fallen Firefighters Foundation, que honra y reconoce a los bomberos que mueren en el cumplimiento del deber, 170 bomberos y 78 trabajadores de emergencias habían muerto por complicaciones de la covid hasta el 17 de septiembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here